Los indignados ya han avisado que no respetarán el horario fijado

La vicepresidenta de Gobierno ha declarado este viernes, al término del Consejo de Ministros, que las tres concentraciones que tendrán lugar con motivo del primer aniversario del movimiento 15-M tendrán que "cumplir el horario fijado por la delegación de Gobierno desde el respeto a la ley".

Ha reclamado responsabilidad y "respeto al derecho del resto de los ciudadanos" en una clara alusión a los comerciantes de la Puerta del Sol, que ya han manifestado su indignación con la delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes, "por permitir otro circo en Sol". La delegada del Gobierno ha adoptado una solución salomónica que parece no haber contentado a nadie. No habrá acampada, pero sí concentraciones de hasta cinco horas de duración. Las principales plataformas de indignados ya han dejado claro que piensan saltarse a la torera los horarios prescritos, dado que el límite vence a las diez de la noche pero piensan quedarse hasta las doce. Entre los actos previstos se ha convocado a la multitud para guardar un minuto de silencio. La vicepresidenta ha hecho en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros un llamamiento al respeto a la ley y al equilibrio, y ha advertido "que se hará cumplir la ley a aquellos que vulneren los horarios". El desalojo de la plaza parece inevitable.

Sara Olivo

[email protected]