La dotación es de 9,7 millones de euros, 500.000 procedentes de Cáritas Española

Han pasado seis meses desde que se produjo en Filipinas la catástrofe provocada por el paso del tifón Haiyan y son muchos los que ya la han olvidado, pero no Cáritas. Por eso su red internacional ha lanzado un plan de post-emergencia, con proyectos de reconstrucción y rehabilitación para 100.000 damnificados especialmente vulnerables.

Con este plan, que se ejecutará en los próximos tres años, se pretende priorizar la construcción de viviendas, la recuperación de los medios de vida y la reconstrucción de infraestructuras de agua y saneamiento. Para todo ello cuenta con una dotación de 9,7 millones de euros, de los cuales 500.000 euros proceden de Cáritas Española y su campaña 'Cáritas con Filipinas'.

Pero no sólo eso, Cáritas realizará todos los proyectos de rehabilitación y reconstrucción poniendo especial atención en que incluyan una adecuada prevención de riesgos ante futuros desastres. Filipinas sufre todos los años una veintena de tifones y su frecuencia e intensidad podría aumentar por el cambio climático, pues según la ONU es uno de los países más expuestos.

El plan post-emergencia pretende construir y rehabilitar las viviendas permanentes de 4.000 familias, así como diversificar su actividad tradicional para que no dependan de un sector productivo determinado. Ya están promoviendo la plantación de verduras de crecimiento rápido y suministrando a los agricultores -perdieron un millón de toneladas de cultivos con Haiyan- semillas de diferentes cultivos. Además muchos pescadores perdieron sus medios de vida y Cáritas les está ayudando a construir pequeñas embarcaciones y les está enseñando nuevas artes de pesca.

El tifón Haiyan pasó por Filipinas el pasado 8 de noviembre, arrasó poblaciones, causó la muerte de unas 6.200 personas y la desaparición de 1.800, y dejó sin techo a 1,1 millones de familias. La Iglesia y Cáritas de Filipinas, ayudada por la red internacional de Cáritas fueron las primeras instituciones en responder ante esta emergencia y seis meses después no han olvidado a los damnificados, pues aún queda mucho por hacer.

Cristina Martín

[email protected]