• Un 40% de los ciudadanos de nuestro país, en cambio, están preocupadísimos por la corrupción y el fraude.  
  • No corren buenos tiempos para la ética, la generosidad o la honestidad si los españoles no comprenden ya su importancia.
  • Lo más sencillo es echarle la culpa a los políticos, como si ellos no fueran producto y fiel reflejo de nuestra sociedad.
  • O a los niños a los que no sabemos educar, como el caso de los chavales que representaron a España en el Parlamento Europeo.

Mientras los españoles no comprendamos la importancia de los valores que hemos de transmitir a las generaciones futuras, y lo que inculcamos en el hogar, se hace muy difícil comprender lo que está ocurriendo en nuestro país. Y lo que es peor, poner remedio a todo lo que está por llegar. Según el barómetro del CIS correspondiente al mes de febrero sólo a un 2,5% de los españoles les preocupa la crisis de valores. Una cifra ínfima, sólo levemente superior a la de la preocupación por la calidad en el empleo, que atañe a un 1,1% de la población.

Si este último dato se comprende -porque lo importante ahora es tener un trabajo, cualquier trabajo- al paro se le continúa considerando el principal problema de España, según un 79,9% de los encuestados. Lo de la crisis de valores es muy distinto.

Los españoles demuestran una escasa capacidad inductiva si no comprenden que la corrupción, que ocupa el segundo lugar de las preocupaciones de los españoles, para un 40% de los encuestados no es más que el resultado de la tremenda crisis de valores que vive nuestro país.

Es evidente que si sólo un 2,5% de los españoles consideran que la crisis de valores es el principal problema, sólo una décima más de los encuestados el año anterior, vamos muy mal. Tal vez el 97,5% de los españoles ignoren ya la importancia de la abnegación, la honestidad, la generosidad y la lealtad o consideren que están pasadas de moda. Sin valores no hay futuro.

Es fácil echarle la culpa a los políticos, de hecho, los políticos en general, los partidos políticos concretos y el Gobierno son el principal problema para el 32, 9% de los españoles. Pero…¿qué son los políticos sino el reflejo de nuestra sociedad Hace tan sólo unos días unos jóvenes de apenas quince años, que representaban a nuestro país, fueron linchados por los medios de comunicación por dar la nota en el Parlamento Europeo al cerrar su intervención con un 'Sagerao España', el grito de guerra de Ylenia, una rubia de bote impresentable del programa Gandía Shore, un espacio que ningún padre responsable debería dejar de ver a sus hijos menores de edad. Los muchachos que se han visto envueltos en el escándalo no tienen la culpa, sino la crisis de valores, pero eso sólo lo comprende un 2,5% de nuestra sociedad. ¡Una pena!

Sara Olivo

[email protected]