• Todavía no han aparecido los dos obispos ortodoxos secuestrados el 22 de abril.
  • Quizá para arreglarlo, EEUU evalúa dotar de nuevos armamentos a la oposición (fundamentalista islámica) en Siria.
En Siria todavía no se sabe nada sobre el paradero de los dos obispos ortodoxos secuestrados el 22 de abril. Las autoridades religiosas fueron secuestradas cerca de la frontera de Siria con Turquía, cuando se dirigían a pagar el rescate de dos sacerdotes secuestrados hace algunos meses.

En declaraciones a la fundación católica internacional Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN), que recoge Aciprensa, el portavoz oficial de la Iglesia Ortodoxa Griega de Aleppo, que pidió mantener su identidad en reserva por razones de seguridad, indicó que no se ha realizado contacto alguno ni con los obispos ni sus captores.

Pues bien: el portavoz también denunció que "hay muchos cristianos siendo secuestrados ahora en Siria". En la región, "hay muchos cristianos siendo secuestrados y esta es la primera vez en la que no tenemos absolutamente ninguna pista de qué ha sucedido, donde nadie ha tomado responsabilidad por los secuestros", dijo.

El portavoz ortodoxo exhortó a que la presión internacional se mantenga para que los arzobispos sean liberados. "Hasta ahora, la comunidad internacional ha hecho muy bien en poner presión. No queremos que esa presión disminuya", expresó, y pidió a los cristianos "y a toda la gente de buena voluntad" a que rece por la liberación de los prelados.

Se supone que los cristianos secuestrados en Sira lo son por facciones yihaditas opositoras al régimen de Bashar Al Assad (en la imagen), que quieren implantar otra dictadura en Siria, la fundamentalista islámica.

Pero eso no es óbice para que EEUU no descarte la posibilidad de dotar de armamento a los grupos terroristas en Siria (fundamentalmente islamistas radicales) que luchan por derrocar al presidente constitucional Bashar al-Assad. Así lo explicó el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, durante una rueda de prensa, recogía telesurtv.

Luego pasará como en Egipto, donde no hay verdaderas libertades tras la llegada al poder de los Hermanos Musulmanes. Y los occidentales nos escandalizaremos.

Andrés Velázquez
[email protected]