La comisión de la ONU sobre Siria sospecha que la oposición, dominada por el yihadismo, ha usado gas sarínLa guerra civil en Siria parece que puede entrar en una nueva dimensión tras el bombardeo israelí en la madrugada del domingo contra el centro nacional de investigación militar de Jamraya, cercano a Damasco. Este lunes se ha sabido que la aviación israelí utilizó munición con uranio empobrecido para penetrar las defensas del complejo de investigación militar de Jamraya, según han informado fuentes militares sirias a la cadena de televisión rusa Russia Today.

Según el viceministro sirio de Asuntos Exteriores, Faisal al Mekdad, tal ataque israelí "es una declaración de guerra". Mekdad añadió que esta agresión es "la prueba" de la alianza entre Israel y los grupos opositores al régimen de Bashar al Asad. Pero es que este lunes, el Ministerio sirio de Asuntos Exteriores ha afirmado que los recientes bombardeos israelíes contra depósitos de armas en Siria revelan que existe una "coordinación" entre Israel y los "terroristas y apóstatas" del Frente al Nusra, vinculada a la red islamista Al Qaeda, recogían agencias. El mundo al revés.

¿Cómo es que se ha metido Israel en Siria o ha ayudado a los rebeldes, que son mayoritariamente fundamentalistas islámicos Según fuentes israelíes, el objetivo del ataque al centro militar de Jamraya era impedir que el armamento sirio llegue a manos de la milicia islamista libanesa de Hezbolá. Este bombardeo se producía apenas 24 horas después de que la aviación israelí bombardeara también en territorio sirio un convoy cargado con misiles enviados por Irán a Damasco para ser enviados a Hezbolá.

Es decir, Israel quiere impedir que cualquier arma llegue al yihadismo. Lo que no cuadra muy bien con el hecho de que Siria acuse a Israel de ayudar a Al Qaeda. Suponemos que Israel ha atacado a Siria porque alguien en Siria quiere llevar armamento a los yihadistas. Y eso solo puede ser la oposición al régimen de Bashar al Asad, una oposición dominada por el yihadismo.

Porque no se pierdan la última información sobre las facciones opositoras a Bashar al Asad. Grupos rebeldes sirios podrían haber usado armas químicas, concretamente gas sarín, según ha declarado la magistrada suiza Carla del Ponte, miembro de la comisión especial creada por Naciones Unidas para investigar los crímenes perpetrados en Siria.

"Disponemos de testimonios sobre la utilización de armas químicas en particular de gas sarín. No por parte del Gobierno, sino de los opositores", ha declarado Del Ponte, según un despacho de la agencia de noticias suiza ATS recogido por Efe.

Como se sabe, el gas sarín es una sustancia extremadamente tóxica, incluso en pequeñas dosis, y es considerado como un arma de destrucción masiva desde 1991 por Naciones Unidas. Su inhalación o el contacto con la piel bloquea la transmisión nerviosa y provoca la muerte por parada cardiorrespiratoria. La dosis letal es de medio miligramo por adulto.

Muy propio del yihadismo: la destrucción masiva.  

Andrés Velázquez

[email protected]