Destruida parcialmente la sede del arzobispado armenio católico de la ciudadLa ciudad de Aleppo, la más grande de Siria, antes de la guerra civil que asola el país, era la capital económica y contaba con una población de casi 4,5 millones de habitantes (con entre un 20y un 30% de cristianos), lo que la convertía en la ciudad más poblada del país, dejando en segundo lugar a Damasco, su capital.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, en Aleppo, "desde principios de enero y hasta el 29 de mayo, 1.963 personas han muerto por los barriles de explosivos y las bombas lanzadas por el ejército del aire [...] entre ellas 567 niños y 283 mujeres".

La comunidad de San Egidio ha informado de que parte de la sede del arzobispado armenio de Aleppo, ha sido destruida. La información llegó a través de una comunicación telefónica mantenida con el arzobispo armenio católico de Aleppo, Mons. Boutros Marayati, quien ha precisado que no hubo víctimas, publica Zenit. 

Por todo ello, la comunidad de San Egidio hace un llamamiento a la comunidad internacional: "No se puede olvidar a Aleppo asediada". Y pide que se evalúen las vías oportunas "para suavizar el asedio de Alepo, ciudad histórica de paz, ejemplo de convivencia entre musulmanes y cristianos". "Es necesario -concluye- una rápida intervención humanitaria debido a la grave situación de la ciudad".

José Ángel Gutiérrez
[email protected]