La multinacional alemana estudia dejar la joint venture con RosAtom

Tras romper su acuerdo con la francesa Areva, la compañía líder en energía nuclear, Siemens quiso mantener su presencia en el sector nuclear a través de una joint venture con la rusa RosAtom.

Sin embargo, el accidente de Fukushima ha decantado a la compañía alemana, que se plantea abandonar por completo su participación en la energía nuclear. El rumor se disparaba el mes pasado y Financial Times hacía referencia este jueves a una decisión que podría ser inminente y en la que Fukushima no sería la causa, sino la gota que colma el vaso.

Pese a que el sector nuclear continúa siendo importante, no debemos olvidar que el lobby antinuclear tiene un gran peso en Alemania. Además, la reestructuración de la compañía sería también un factor clave en el que lo nuclear tendría difícil encaje. Por el contrario, los alemanes apuestan por las energías renovables, con un mayor beneficio para la reputación de la multinacional.

Mariano Tomás

[email protected]