• La empresa pública cambia sus previsiones a la baja para este año, pues de enero a junio arroja un resultado negativo de 22 millones de euros.
  • Aún así, las perspectivas para el segundo semestre son positivas, gracias al aumento de las contrataciones y a la evolución de la cifra de negocio.
  • La facturación del primer semestre se eleva a 1.718,2 millones, de los cuales la mayor aportación corresponde a Correos (902 millones).
  • Por su parte, la cartera de pedidos está en línea con la de otros años y se sitúa en 4.255,9 millones, destacando los de Enusa, Navantia, Tragsa y Ensa.

El Grupo SEPI ha dado este viernes una de cal y otra de arena. Por un lado, ha informado de un cambio a la baja en sus previsiones para 2014 por los datos correspondientes al primer semestre. Por otro, a pesar de las menores expectativas anuales, señala que las perspectivas para la segunda mitad del año son positivas, "salvo contingencias imprevistas".

En las cuentas de enero a junio, el grupo que preside Ramón Aguirre (en la imagen) arrojó un resultado negativo de 22 millones de euros. Concretamente la aportación a RTVE y las provisiones para el Plan de Empresa de Hunosa 2013-2018, en cumplimiento del mandato europeo, lastraron dichas cuentas. En el primer caso, SEPI aportó 130 millones para compensar las pérdidas de la Corporación, mientras que en el de la minera no han detallado la cifra.  

Aún así, las perspectivas del holding público empresarial para el segundo semestre son positivas y podría cerrar el año con beneficios, gracias al aumento de contrataciones (73.470 personas en plantilla, frente a las 73.077 previstas para final de 2014) y a la evolución de la cifra de negocio.

En concreto, la facturación presentó un importe de 1.718,2 millones, del cual la mayor aportación correspondió a Correos (902 millones). A esta le siguieron Tragsa, con 276 millones; Navantia, con 206 millones; las empresas del sector nuclear, con 153 millones; Hunosa, con 51,4 millones, y la Agencia EFE, con 38,8 millones.

Por su parte, la cartera de pedidos estuvo en línea con la media anual de otros años (4.500 millones) y se situó en 4.255,9 millones, lo que confirma que al cierre de ejercicio se superará el objetivo previsto. Hay que resaltar los pedidos de Enusa, que supusieron una cuantía de 1.970,2 millones, y los de Navantia (1.276,4 millones). Por detrás de estos dos líderes se encontraron: Tragsa, con 662,5 millones y Ensa, con 267,8 millones. Cifras que "refuerzan la idea de recuperación de la actividad económica que desde el Gobierno se viene anunciando en los últimos trimestres", según ha explicado SEPI.

Cristina Martín

[email protected]