El Ejecutivo da marcha atrás a la reducción del límite de velocidad y vuelve a los 120 km/h

 

Rubalcaba reivindica la política de Seguridad Vial de Interior.

El pasado 25 de febrero, el ministro de Industria, Miguel Sebastián, fue el encargado de defender ante la prensa la reducción del límite de velocidad de 120 a 110 km/h. Este viernes se retiró el límite y fue Rubalcaba el encargado de anunciarlo.

El portavoz del Gobierno dejó caer que la decisión había provocado un intenso debate, pero se refugió posteriormente en el secreto de las deliberaciones del consejo para no dar más detalles y no explicar los argumentos a favor de mantener la medida.

Sin embargo, Rubalcaba sí explicó los argumentos a favor: previsión de bajada del precio del petróleo, concienciación de los ciudadanos para correr menos y, en definitiva, cumplimiento de los objetivos por los que se aprobó.

Lo cierto es que el límite de los 110 km/h ha durado cuatro meses, ya que el 1 de julio se retirará la señalización: el decreto menos longevo de la democracia. La reducción del límite no fue una medida popular y originó protestas que no tenían, como en otros casos, origen ideológico. De cara a unas elecciones, no conviene caldear innecesariamente el ambiente.

Entre los motivos para prorrogar la limitación, Rubalcaba sobrevoló algunos, entre los que citó las razones medioambientales, un argumento muy propio del titular de Industria.

Además, el vicepresidente quiso separar claramente la política de Seguridad Vial de la limitación de velocidad dando un repaso a las medidas que se habían puesto en marcha (carnet por puntos, multas, etc.) para conseguir que éste fuera el octavo año de reducción de la siniestralidad. En pocas palabras, Rubalcaba no quiere que su trabajo al frente de Interior se vea ensombrecido.

Rodrigo Martín

[email protected]