• A Landaben… y a Marruecos, donde Mohamed VI les pondrá a su disposición parques industriales de nueva generación… y salarios más bajos que los españoles.
  • Y mientras, Jordi Pujol asegura que Artur Mas ha enloquecido.
  • El ex presidente convoca a constitucionalistas españoles y a políticos catalanes para buscar 'el puente': un encaje de Cataluña en la Constitución.

La cosa empezó con el traslado a Madrid, desde Barcelona, de SEAT España aunque SEAT S.A. continúa en Barcelona. Pero lo cierto es que en la multinacional alemana Volkswagen están preocupados con la deriva nacionalista de la Generalitat catalán que preside Artur Mas (en la imagen junto a Jordi Pujol). 

Fuentes de la multinacional ya se han puesto en contacto con las autoridades navarras para aplicar un plan B, en el caso de que el proceso independentista catalán, que lidera Artur Mas continúe. En pocas palabras, trasladarían a Navarra, donde se encuentra la factoría de Landaben (el Polo de VW) la producción de Martorell.

A Landaben y a Marruecos, donde su majestad Mohamed VI les ofrece cada puesto, en forma de polígono industrial de última generación y en forma, sobretodo, de salarios aún más bajos que los españoles.

Los alemanes aseguran que no están dispuestos a trabajar en un Estado catalán independiente ubicado fuera de la zona euro y con los correspondientes problemas de aduanas.

Cuando Hispanidad pregunta si la cosa va a en serio le dicen que totalmente en serio, mientras en la Administración Foral aseguran que, en efecto, VW ya les ha planteado esa hipótesis.

En resumen, la amenaza es ésta: cerrar Martorell y trasladar la producción a Navarra y Marruecos. Hablamos de SEAT, una de las primeras empresas de Cataluña.

En paralelo, el ex presidente Jordi Pujol ha convocado a constitucionalistas españoles y a políticos catalanes para crear un 'puente'. En la jerga barcelonesa -y también madrileña- eso significa buscar un encaje de Cataluña en la Constitución española. Pujol considera, y así lo ha manifestado en privado, que "Artur Mas se vuelto loco", y que conduce a Cataluña a un callejón sin salida. Se trata de encontrar una salida que sea aceptada por todos, menos por ERC, claro está.

Eulogio López

[email protected]