• El presidente, Jürgen Stackmann, confirma que estudian esa posibilidad, aunque su mercado natural está en Europa.
  • Su actividad en el gigante asiático, el manjar para los grandes fabricantes, se limita por ahora a la comercialización de modelos de importación.
  • La compañía quiere convertirse en una marca de referencia y ampliar su presencia en regiones como Hispanoamérica.
  • Los fabricantes del automóvil invertirán 5.000 millones en cinco años en España y crearán 6.000 empleos directos y 25.000 indirectos.

Seat va bien. Lo ha confirmado su presidente, Jürgen Stackmann (en la imagen), durante la primera edición de los Encuentros SEAT, celebrada en la Torre de Cristal de Madrid. Ha destacado los buenos resultados en producción y ventas, que le permiten abrir una nueva etapa en la historia de la marca, para convertirse en una marca de referencia. En ese contexto, no descarta, sino que sigue estudiando, la posibilidad de fabricar en China para ampliar su presencia internacional.

El músculo actual de la compañía, según Jürgen Stackmann, está en el éxito del Seat León, que ha aumentado sus ventas en un 60% y ha permitido la contratación de 600 nuevos trabajadores en la planta de Martorell (Barcelona) para abrir un nuevo turno en la producción del compacto. El modelo ha contribuido así al aumento de un 10,5% de las ventas de Seat.

La filial de Volkswagen vende sobre todo en Europa, pero aspira a la conquista de otros mercados, sobre todo en Hispanoamérica. Stackmann ha destacado, en ese sentido, la buena evolución en México. Y, por supuesto, mira a China, uno de los principales manjares para las compañías europeas y americanas del automóvil y explica en gran medida los récords de ventas que han dado a conocer los fabricantes este verano. El país asiático representa el 17% de las ventas de Daimler, el 21% en el caso de BMW o 30% en caso Volkswagen, incluyendo sus 'joint venture' con empresas locales.

No son pocas razones, en fin, para que Seat sigua estudiando la posibilidad de fabricar vehículos en China, y no sólo comercializar, como hace desde hace dos años y medio, modelos de importación.

En los mismos Encuentros Seat, la secretaria general de Industria, Begoña Cristeto, ha anunciado que los fabricantes de automóviles instalados en España invertirán 5.000 millones de euros en sus plantas nacionales en los próximos cinco años. Esa inversión permitirá la creación de 6.000 puestos de trabajo directos en España y 25.000 indirectos. Cristeto ha destaco la contribución decisiva de las seis ediciones del PIVE, que suma ya 715 millones y al que unen en los Presupuestos de 2015 otros 175 millones.

Mariano Tomás

[email protected]