• Cierra 2012 con un resultado de explotación de menos 134 millones, frente a los 232 del año anterior, lo que supone una mejoría del 42%.
  • El resultado después de impuestos mejora un 51% respecto a 2011, pero pierde 30 millones de euros.
  • Las entregas finales de Seat en 2012 fueron 321.000 unidades, un 8,3% menos, por la caída del sector en el sur de Europa.
  • James Muir: "Hemos hecho los deberes y empezamos el año creciendo un 14%".
Seat mejoró en 2012 en un 51% su resultado después de impuestos respecto a 2011, hasta alcanzar una cifra total de 30 millones de euros de pérdidas. La marca española mejoró en casi 100 millones de euros al cerrar 2012 con un resultado de explotación de menos 134 millones, frente a los menos 232 del año anterior, lo que supone una mejoría del 42%.

La mejora de Seat se ha basado en los nuevos productos, el mayor impulso a la internacionalización, así como el primer año completo de producción del Audi Q3. Todo ello se tradujo en un incremento de los ingresos de más de 1.000 millones, hasta alcanzar casi los 6.100 millones de euros (un 21% más que el ejercicio anterior).

La compañía incrementó desde el 79 al 83% el porcentaje de vehículos exportados y ya está presente en 77 países. Aun así, esta mejora no fue suficiente para compensar la caída del volumen de ventas del sector del automóvil en el sur de Europa (-16%), lo que redujo las entregas finales de Seat en 2012 (321.000 unidades, un 8,3% menos). Con todo, Seat registró excelentes resultados en países como Alemania, que en 2012 se convirtió por primera vez en el primer mercado de Seat, donde la marca española creció un 22,5%, mientras que las matriculaciones en este país cayeron casi un 3%.

Seat impulsó asimismo su crecimiento fuera de Europa. Al aterrizaje en China y al relanzamiento en Rusia se unieron los excelentes resultados en México ( 16,6%), Norte de África y Oriente Próximo. En Argelia, Seat cuadruplicó sus entregas y en Israel creció un 43%. En 2012, la compañía creció un 46% fuera de Europa, donde destinó casi el 18% de sus ventas, siete puntos más que el ejercicio anterior.

Además, materializó el lanzamiento de un producto por trimestre, empezando por la buena acogida de la familia del Mii (3 y 5 puertas), al que se le añadieron la nueva versión del Ibiza, el coche español más vendido y exportado de la historia; el nuevo Toledo, cuyos mayores efectos se notarán este año; y el lanzamiento del nuevo León.

Gracias a los lanzamientos anteriores y al primer año completo de fabricación del Audi Q3, Seat incrementó un 7% la producción en Martorell, su principal factoría, de la que salieron más de 377.000 unidades. La fábrica barcelonesa, que acaba de cumplir 20 años de su inauguración, es una de las plantas de referencia del Grupo Volkswagen, por su flexibilidad y productividad.

Seat tiene casi 11.500 empleados (71 más que en 2011) que se elevan a 14.000 si se tiene en cuenta todo el grupo.

La compañía ha empezado a recoger en el inicio de 2013 los resultados del lanzamiento de los nuevos Mii, Ibiza, Toledo y León. En enero y febrero, las entregas mundiales han aumentado un 14%.

"El año pasado resultó más exigente que lo previsto, con una gran caída de la demanda de automóviles en el sur de Europa. Pero hemos logrado mantener la tendencia positiva de los últimos tres ejercicios", ha destacado hoy el presidente de Seat, James Muir, durante la rueda de prensa de presentación de los resultados del año 2012. Desde entonces, la compañía ha reducido las pérdidas de explotación en dos tercios, que en 2009 fueron de menos 391 millones.

El vicepresidente de Finanzas y de Organización de Seat, Holger Kintscher, ha subrayado que "en 2012 Seat mostró su capacidad para generar mayores ingresos, optimizar los costes e incrementar el cash-flow. El cambio de tendencia hacia la rentabilidad es evidente".

Pero ojo, porque los alemanes tienen poca paciencia...

Andrés Velázquez
[email protected]