• De esta manera termina su larga trayectoria en la empresa, pues entró en la antigua TPI Páginas Amarillas en el año 1997.
  • En Madrid se dedicó a preocuparse por su imagen, a ir a los restaurantes más caros y a estar todo el día de compras, pero se olvidó de la gestión.
  • Su jefe, Mike Pocock, harto de la mala imagen y la gestión de García Fau se la llevó a las oficinas centrales de Hibu en EEUU, pero ahora se ha cansado de ella y la ha cesado.

Ana García Fau (en la imagen) ha sido cesada de su cargo como Ceo y vicepresidenta de Hibu (antes denominado Grupo Yell). En esta multinacional era la directora ejecutiva para Hispanoamérica y España.

De esta forma, a la conocida como chica McKinsey se le ha acabado su chollo. Con su cese termina su larga trayectoria en la empresa, pues entró en la antigua TPI Páginas Amarillas en el año 1997, donde fue nombrada Ceo tras la salida de Belén Amatriaín. En ese momento recibió una compañía saneada, con unos márgenes superiores al 35% y unos ingresos de más de 600 millones de euros. En la actualidad la antigua TPI no llega a facturar 120 millones de euros y desde el 2008 afronta un ERE tras otro.

En Madrid, García Fau se dedicó a preocuparse por su imagen, incluso contrató a un estudio de comunicación para que cuidara su imagen, también acudía a los restaurantes más caros y se pasaba todo el día de compras con su chófer en su BMW, pero con tantas banalidades se olvidó de la gestión.

Esto tuvo sus consecuencias, pues su jefe, Mike Pocock, harto de la mala imagen y la gestión de García Fau se la llevó a las oficinas centrales de Hibu en EEUU, pero ahora se ha cansado y la ha cesado. Un suceso que no habrá hecho demasiada gracia a los accionistas, pues recibirá una cuantiosa indemnización por su cese. Hay que destacar que entre los accionistas hay un montón de bancos que han tenido que capitalizar la deuda de la compañía y provisionar un montón de pérdidas.

Entre las curiosidades de la estresante vida laboral de García Fau hemos encontrado que fue presidenta de European Professional Women's Network (EPWN) en Madrid, es decir, la red europea de mujeres directivas, hasta julio del 2012, cuando la sustituyó Rose Marie. A esto se une el hecho de que se incorporó al patronato de la Fundación Pilates, que, entre otros fines, busca difundir hábitos saludables y la idea de que una mejor calidad de vida redunde en un menor gasto sanitario, basándose en el ejercicio y en una alimentación adecuada. García Fau tiene entre sus compañeros patrones, por ejemplo al presentador de televisión Pablo Motos.

Licenciada en Ciencias Económicas y Empresariales y Derecho y con un máster en Administración de Empresas del Massachussets Institute of Technology (MIT), además de en Hibu (antes Grupo Yell y previamente TPI Páginas Amarillas), García Fau trabajó en McKinsey & Company, Goldman Sachs Internacional y Wolff Olins.

Cristina Martín

[email protected]