El ministro de Fomento califica las informaciones sobre la 'Operación Campeón' como "falsedades" en una estrategia "que es una golfería"

 

Hoy nos despertábamos con más informaciones de El Mundo en relación a la 'Operación Campeón'. Este periódico explicaba hoy que el empresario Jorge Dorribo declaró a la juez Estela San José, el pasado 8 de agosto, que su socio José Antonio Orozco, vicepresidente y destacado accionista de la empresa de transportes Azkar, le dijo que había pagado una parte del chalet del ministro de Fomento, José Blanco, en Madrid.



Durante esta mañana, el ministro de Fomento Blanco era preguntado por la prensa y respondía: "Lo único que deseo es poder defenderme de falsedades que están saliendo en una estrategia que es una golfería por parte de quien lo está haciendo". Y explicaba que ha iniciado "acciones" para que "la justicia y la verdad salgan".



Se da la circunstancia de que el ministro de Fomento, José Blanco, ha sido siempre un firme defensor de la dimisión preventiva, es decir: cuando un político se vea envuelto en una información de presunta corrupción, debe dimitir, aun cuando el político no haya sido imputado todavía.



Se lo recordaba recientemente la portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría: "El problema del ministro Blanco son sus precedentes o antecedentes". "Él era el primero en exigir dimisiones a los demás y en utilizar un trazo muy grueso muchas veces en un tono bastante fuerte e insultante respecto al resto de los políticos que podían verse en esa situación", "lógicamente, uno tiene que ser consecuente con lo que ha pedido a los demás, y exigirle a él el mismo comportamiento".



Aunque de momento, como todo el mundo, tiene presunción de inocencia, siguiendo su misma doctrina de la dimisión preventiva, el ministro José Blanco debería dimitir.



José Ángel Gutiérrez



[email protected]