El expresidente del Real Madrid tendrá que hacer frente a unas costas judiciales que podrían alcanzar los 20 millones de euros

 

-El juez no considera que se le causara perjuicio alguno al venderle Fadesa.

-Martinsa recurrirá probablemente la demanda.

Contra todo pronóstico en los corrillos del sector inmobiliario -se llegó a rumorear que Jove estaba dispuesto a firmar un acuerdo- el titular del juzgado de lo Mercantil número 1 de A Coruña, Pablo González-Carreró, ha desestimado íntegramente la multimillonaria demanda que interpuso Fernando Martín contra Manuel Jove y Antonio de la Morena por haberle causado "daño" al venderle Fadesa.

Fernando Martín tendrá que pagar las costas del procedimiento judicial una cantidad que podría ascender a entre 15 y 20 millones de euros.

El pleito entre Fernando Martín y Jove y De la Morena arranca de una supuesta sobrevaloración de los activos que Fadesa le vendió a Martinsa, la empresa de Martín a finales de 2006, a cambio 4.045 millones de euros.

Fernando Martín denunció a los vendedores al considerar que se le había infringido un grave daño patrimonial.

De acuerdo con el informe que se elaboró durante la fusión de ambas compañías la consultora CB Richard Ellis, el valor de esos activos aportados no era inferior a  2.700 millones. La defensa de Martinsa-Fadesa, que presentó la demanda inmediatamente después del concurso de acreedores más importante de España hasta el año en que se produjo, 2008, sostuvo que que Fadesa facilitó a la consultora datos "falsos e incorrectos", lo que supuso un acto doloso con un daño 1.574 millones en el patrimonio de la compañía.

El juez  que  ha instruido la causa no está de acuerdo. Señala que el valor de Fadesa se fijó contractualmente el 28 de septiembre de 2006 cuando se firmó el contrato de fusión, y niega que se arbitrase por parte de Fadesa un plan previo a la venta para sobrevalorar sus activos. Martín acusaba a Jove y de la Morena de venderle suelo no urbanizable y parcelas públicas como  si fuesen propias.

Jove y de La Morena siempre defendieron que Martín tuvo acceso a todos los datos de la compañía, y es más, los utilizó. El magistrado señala en su sentencia que Fadesa cotizaba en bolsa, de ello se deduce que lo que  compró Martín fueron acciones y no activos.

En la sentencia  se señala como significativo el hecho de que Martín encargase a la misma  consultora valoraciones posteriores, y "lejos de quedar defraudadas las expectativas de Martisa, la nueva valoración las confirmaba muy satisfactoriamente".

Durante el juicio,  uno de los argumentos que utilizó el abogado de Martín, Javier Juste, fue que su defendido desconocía el estado real de los activos de Fadesa cuando compró la compañía porque se había falseado la información que se entregó a Richard Ellis para su posterior valoración.

Jove  llegó a señalar que meses después de la venta, facilitó  dinero a su acusador. El ex presidente del Real Madrid le pidió 200 millones argumentando que los necesitaba. Jove le dio la cantidad a cambio de la recomprarle algunos activos de Fadesa y obtuvo el compromiso explícito por parte de Martín de no efectuar ningún tipo de demanda.

La cantidad que reclamaba Fernando Martín era tan elevada, 1.576 millones de euros, que el juez recomendó a ambas partes que valoraran la posibilidad de un acuerdo.

Fernando Martín estudia recurrir la sentencia.

Sara Olivo
[email protected]