- Carceller o cómo tejer un imperio con la venta de gasolina y cerveza
- Una de cada cuatro entidades españolas no pasa el test de estrés
- RWE inyecta 27 millones en su filial de España para reducir la deuda
- Grupo PSA centraliza en Vigo el soporte informático para sus 22 fábricas europeas
- Las grandes empresas logran 3.500 millones con la venta de sus sedes
La crisis de deuda recorre el mundo. Ayer, el presidente de EEUU, Barack Obama, se vio obligado a lanzar un mensaje de tranquilidad al mercado, ante la falta de acuerdo político sobre la elevación del techo de la deuda: «Estados Unidos nunca ha dejado ni dejará de pagar sus deudas».

En Europa, los ministros de Economía y Finanzas de la zona euro se comprometieron anoche a evitar el contagio de la crisis financiera griega a Italia y España mediante la flexibilización del uso y del ámbito de actuación del fondo de rescate de los países en apuros. La CE también quiere prohibir a las agencias de 'rating' -Moody's, Standard & Poors (S&P) y Fitch- que califiquen la deuda pública de los países de la UE beneficiarios de planes de rescate, como Grecia, Irlanda o Portugal.

Y es que la crisis europea de la deuda golpeó ayer a España e Italia, por el contagio griego. Los bonos de ambos países vivieron ayer su día más negro de la era euro en los mercados. Los inversores exigen ya a los bonos españoles a 10 años una rentabilidad del 6%, la mayor desde 1997. Este repunte de la prima de riesgo, que ayer superó los 330 puntos básicos, tendrá un impacto demoledor sobre las arcas públicas: con los niveles que alcanzó ayer el riesgo país (a plazos de entre 3 y 30 años), deberá pagar unos 807 millones más en intereses sólo el primer año respecto a lo que le hubiera costado captar ese dinero en 2010, afirma Expansión.

Pero la ministra de Economía española, Elena Salgado, dijo: "Nosotros creemos que la prima de riesgo no está en absoluto justificada. No solo lo decimos nosotros, lo dicen todos los países del Eurogrupo, en el caso español, en el caso italiano, en el caso de los belgas, en muchos otros casos". Y ya está todo solucionado. Como apuntan algunos periódicos, ha llegado el momento de que Zapatero piense en el bien de España por una vez -no en el PSOE- y convoque elecciones. Esto no aguanta más.

Porque hasta el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, reconoció que puede haber llegado el momento de convocarlas: "He tenido dudas en cuanto a que las elecciones (anticipadas) eran lo más conveniente, pero más dudas me suscita el hecho de que se mantengan las mismas políticas. Tal vez ha llegado el momento de pedir una opinión a la ciudadanía".

En este sombrío contexto, Banco Santander, la mayor entidad crediticia de la eurozona, sigue adelante con su plan para colocar parte de su filial argentina en la Bolsa de Nueva York, operación que se espera que valore el negocio en 3.000 millones de dólares (2.100 millones de euros). El banco español ha empezado a evaluar el interés de los inversores institucionales en la OPV, mediante la que podría venderse entre un 15% y un 25% del banco para recaudar entre 500 y 700 millones de dólares, explica Expansión.

Carceller o cómo tejer un imperio con la venta de gasolina y cerveza, cuenta Expansión.

Con el escenario económico más adverso, con un 3% de posibilidades de que ocurra (PIB del -1% en 2011 y del -1,1% en 2012; inflación del 0,9% en 2011 y del -0,2% en 2012; y desempleo del 21,3% en 2011 y 22,4% en 2012, entre otras particularidades), hasta seis grupos de entidades financieras españolas suspenderán las segundas pruebas de esfuerzo encargadas por la Autoridad Bancaria Europea (EBA, según sus siglas en inglés), según ha podido saber ABC de fuentes solventes. Las mismas fuentes especifican que podrían ser cinco cajas de ahorros, ya con problemas en el anterior examen, y un banco de tamaño medio. No obstante, en el escenario menos «estresado», todas las entidades aprueban.

RWE inyecta 27 millones en su filial de España para reducir la deuda, afirma Expansión.

El grupo PSA Peugeot-Citroën ha centralizado en su factoría de Vigo el soporte informático para todas sus fábricas y oficinas en Europa, lo que supone dar atención a unos 80.000 empleados. El proyecto ha sido encargado a la compañía Osiatis por un periodo de cinco años. Esta se ocupará de atender cualquier incidencia informática para reducir al mínimo las paradas no planificadas en la producción, apunta Cinco Días.

Las grandes empresas logran 3.500 millones con la venta de sus sedes, dice Expansión.

Roberto Enríquez (ministro Industria Panamá): "Hay 4.000 millones en contratos en el Canal de Panamá", en Cinco Días.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]