Encima, Botín le paga como ejecutivo del Santander-Brasil, tras quitarle todos los poderes a Barbosa. Y por cierto, la franquicia brasileña sigue sin encontrar las sinergias. La pensión de Portela resucita la polémica por los salarios de los banqueros, mucho más altos que los de los cajeros

Otro escándalo retributivo en la banca española, en este caso, en el Santander: el ex director general del Grupo, responsable de Iberoamérica, Marcial Portela, se ha jubilado con más de 30 millones de euros. No sólo eso, en el caso de Portela, sigue trabajando, aunque no para la corporación Santander sino como consejero delegado del Banco Real, ahora Santander Brasil. Es decir, que ha cobrado su megapensión privada de una tacada y Emilio Botín le sigue pagando como Ceo de Santander Brasil.

Y encima las cosas no marchan en el antiguo Banco Real. Las famosas sinergias no aparecen por ningún sitio y la reducción de costes no alcanza los objetivos previstos.

De postre, se vive un desencuentro entre Portela y el presidente de la franquicia Brasileña, Fabio Barbosa, que ha quedado relegado a mejor presidente honorario, y no responsable -según el sistema alemán- del Consejo de Administración y de la estrategia de la entidad.   

En escándalo de la pensión de Portela llega en el peor momento, por cuanto con un Gobierno Zapatero empeñado en cargarse a las cajas de ahorros y que se conviertan en bancos. Por decirlo de algún modo, la pensión de Portela supera los 25 millones de euros que Miguel Blesa habría repartido entre cuatro de sus directivos y que Rodrigo Rato se niega a pagar.

Pero el Banco de España y la vicepresidenta Elena Salgado, callan, mientras la CNMV se niega a obligar a los bancos a publicar las retribuciones individualizadas de sus consejeros y, sobre todo, de sus directivos..

Eulogio López

[email protected]om