Rubalcaba al quite: pero no antes del 20-N. La tentación de ZP: dejarle el muerto al PP

 

Pese a todo, el recurso ante el Tribunal Constitucional por el Caso Olabarría continuaría. El abogado Iván Hernández exige al Banco de España que cese a Sáenz como consejero delegado del Santander.

Decíamos ayer que el consejero delegado del Grupo Santander se había recuperado de su "depresión", provocada por su condena en el Caso Olabarría, y había aceptado continuar en su cargo, como le apremiaba Emilio Botín. En Londres, durante la mañana del viernes ante 400 analistas, Sáenz -recordemos que es de Bilbao- ha vuelto por sus fueros. Colocó en balanza los pros y los contras del grupo ante un auditorio prejuicioso respecto de la banca española y, al final, el resultado ha sido positivo. La diversificación geográfica del Santander, donde Sáenz ha hecho hincapié en la diversidad geográfica del grupo y, en particular, en sus activos hispanoamericanos.

Sáenz continúa, pero no sólo por las razones ya escritas en estas pantalla sino porque el indultado por la condena a tres meses de cárcel y de inhabilitación, marcha por buen camino.

Las gestiones de la vicepresidenta Elena Salgado y sobre todo, de Miguel Ángel Fernández Ordóñez (MAFO), gobernador del Banco de España, han dado buen resultado. Ambos presionan a Rodríguez Zapatero para que conceda el indulto a Sáenz antes de abandonar La Moncloa. La verdad es que en el Santander se fían más del PSOE que del PP para obtener el indulto.

Eso sí, Rubalcaba ha dejado claro que por ninguna razón debería concederse antes del 20 de noviembre, cita con las urnas. Eso de indultar a un banquero con la que está cayendo no hace de izquierdas. Pero desde Moncloa ya han llegado los primeros mensajes: habrá indulto, aunque sea la noche antes de que ZP abandone La Moncloa.

Y mientras tanto, el letrado Iván Hernández, que llevó el caso de las cesiones de crédito del banco y la subsiguiente acusación popular ante el Supremo, ha exigido al Banco de España que ordene el cese inmediato de Sáenz como baquero, pues tiene antecedentes penales e incumple las condiciones para ejercer la profesión. No creo que le hagan mucho caso.

Por otra parte, el indulto no anula, así lo quiere Sáenz, el recurso presentado ante el Tribunal Constitucional y que, como hemos informado en Hispanidad tiene muchas posibilidades de que sea admitido a trámite. En cuyo caso, el caso -que sólo lleva 16 años de tribunal en tribunal- podrá incluso volver a empezar.

Eulogio López

[email protected]