- La vicepresidenta económica cree que España podría absorber sin "ninguna dificultad" una subida de tipos
- Griñán dice que no permite una comisión de investigación sobre los EREs de Andalucía para "no contaminar el procedimiento judicial"
- Ángel Tafalla (ex almirante) aclara que si hay que invadir Libia por tierra, hará falta una nueva resolución de la ONU
- Ignacio Villa (tertuliano 13 TV) destaca que el Gobierno español miente porque "el objetivo inicial del mandato de la ONU en Libia ya está cumplido" militarmente
- Carmen Gurruchaga (tertuliana 13 TV): "Lo que me sorprende es que gente muy inteligente esté creyéndose la pura propaganda de los occidentales"
- Josep Ramoneda (tertuliano SER): "Los hechos demuestran el buen sentido de esta guerra"
- Eduardo San Martín (tertuliano SER): "La ambigüedad de la ONU está en la frase 'y todas las acciones necesarias para proteger', que cada uno interpreta como quiere"
En Onda Cero, la vicepresidenta económica, Elena Salgado ha dicho hoy que la vinculación entre salarios y productividad debe ser el "fundamento" de la reforma de la negociación colectiva. Cosa que todos los empleados españoles, con unos salarios de media bastante inferiores a los de la UE, van a aplaudir con frenesí. Además, ha asegurado que España podría absorber sin problemas una posible subida de tipos. Cosa que todos aquellos que han pedido un préstamo o van a pedirlo van a aplaudir también con las dos orejas. Y es que este Gobierno se basa en el 'miente, que algo queda...'.

En RNE, el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, ha declarado con gran cinismo que no permite una comisión de investigación en el Parlamento andaluz sobre el escándalo de los EREs falsos para "no contaminar el procedimiento judicial" que se ha abierto. ¿Y alguna responsabilidad política no tiene, aunque sólo sea porque el consejero de empleo está imputado? Responde Griñán: "Si yo hubiera conocido lo que se estaba haciendo y no hubiera hecho nada no serían sólo responsabilidades políticas. Las responsabilidades políticas las asumo siempre". Ya. Pues precisamente, señor Griñán, si distingue usted entre responsabilidades políticas y judiciales, por la misma razón debe permitir una comisión de investigación, para aclarar responsabilidades políticas, porque las jurídicas siguen su propio cauce. El cinismo de las declaraciones de Griñán alcanza cotas superlativas.

Por lo demás, esta mañana se analizaba en las tertulias el papel de España en la intervención militar en Libia, ya que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, pide hoy luz verde al Congreso para que nuestro país contribuya a la zona de exclusión aérea durante un mes prorrogable; así como la cierta división que se percibe entre los distintos países sobre la misión. En la COPE, el ex almirante español Ángel Tafalla aclaraba que si hay que invadir Libia por tierra, hará falta una nueva resolución de la ONU, y también que ahora mismo manda EEUU, así que todos tranquilos. Pero también lo han analizado en 13 TV Carmen Gurruchaga e Ignacio Villa; y en la SER, Margarita Sáenz Díez, Josep Ramoneda y Eduardo San Martín.

Salgado ve "fundamental" vincular salarios y productividad

En Onda Cero, la vicepresidenta económica, Elena Salgado, se ha referido a la negociación colectiva entre sindicatos y patronal y ha afirmado que la vinculación entre salarios y productividad debe ser el "fundamento" de la reforma de la negociación colectiva. Salgado incidió en que esto ya está sucediendo en los últimos años, en los que los salarios se están moderando, y añadió que no todos los convenios tienen como referencia la inflación y sí tienen en cuenta la productividad. En este sentido, señaló que es la propia empresa, al ser más productiva o tener más beneficios, la que sabe si tiene capacidad para pagar mejor a sus trabajadores, un aspecto por el que abogó que se lleve a efecto "con carácter general".

Por ello, defendió que se incremente la flexibilidad en cada empresa, "que es la que conoce su situación económica", y subrayó que para competir con otra compañía es necesario tener mayor flexibilidad, tanto en el ámbito salarial como en el de los horarios. Salgado aseguró que hay que ponerse de acuerdo en cómo se arbitran estas ideas y que no se trata de suprimir los convenios colectivos, sino de adaptarlos.

Respecto a una posible subida de tipos, tal y como anunció ayer Jean Claude Trichet, ha señalado que en el caso de que el BCE los suba: "Es verdad que tendríamos alguna complicación más, pero muy en el corto plazo. Yo creo que podríamos absorber sin ninguna dificultad una decisión de ese tipo porque (una subida de tipos) tiene sus partes buenas".

Salgado ha señalado también que la reducción de la tasa de paro española será "lenta", pero ha rechazado que vaya a tardar 13 años en regresar al 8%, como apuntó el ex asesor del Gobierno y presidente de Seopan, David Taguas. "Es verdad que por las características de nuestro modelo productivo la reducción va a ser más lenta, pero creo que se ha pasado con esto de los 13 años".

Salgado también ha dicho que "jamás" ha hablado con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, sobre su posible sucesión y ha comentado que lo único que a ambos les interesa es la lucha contra la crisis económica. "El Gobierno está luchando contra la crisis y no tenemos tiempo para nada. Para mi Zapatero es el candidato porque no ha dicho lo contrario. Nunca he hablado con él de este tema y me parece que no está en su cabeza o, al menos, no es lo que ocupa su pensamiento".

Acerca del conflicto de Libia, Salgado ha señalado la "muy mala" situación de Muamar Gadafi para reconducir el país hacia la democracia y ha confiado en que sean los ciudadanos los "dueños de su futuro". "Las actuaciones que se están desarrollando tienen el deber y la misión de proteger a los ciudadanos y ayudar a que sean los dueños de lo que quieren que sea el futuro de su país. Es difícil pensar que Gadafi pueda reconstruir este proceso".

Griñán dice que no permite una comisión de investigación sobre los EREs de Andalucía para "no contaminar el procedimiento judicial"

En RNE, el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, se ha referido al caso de los EREs falsos expedidos por la Junta de Andalucía y a sus posible responsabilidades políticas, porque según algunas informaciones, él mismo conocía lo que se estaba haciendo y no hizo nada: "Si yo hubiera conocido lo que se estaba haciendo y no hubiera hecho nada no serían sólo responsabilidades políticas. Las responsabilidades políticas las asumo siempre. Lo que creo es que la Junta de Andalucía, lo que ha hecho desde el primer momento ha sido colaborar: primero denunciar, después investigar, después remitir al juzgado todo lo que ha encontrado irregular, si había algún militante socialista suspenderle de militancia, nos hemos personado en la causa, hemos pedido el reintegro de las cantidades que se han pagado indebidamente, hemos decidido que la cámara de cuentas investigue todas estas ayudas. Por tanto, estamos manteniendo una actitud activa y es muy difícil encontrar precedente en donde el Gobierno ha tenido una actitud como la de la Junta".

El presidente andaluz ha negado que hayan fallado los mecanismos de control de la Junta, sino que lo que ha fallado es que "alguien se ha saltado el control". "Lo que hay que hacer es que cuando se detecte una irregularidad, no taparla nunca, sino ponerla en disposición de que la conozca la justicia. También es verdad que en el debate político se han producido exageraciones, como decir que 700 millones se han dedicado a EREs fraudulentos. De esos 700 millones, no llegará a más del 2% la cantidad que ha supuesto el fraude. Y ese fraude es el que nosotros en conocimiento de la justicia".

¿Y por qué no ha permitido una investigación parlamentaria, como la que el PSOE pidió en Madrid o en Valencia? Responde Griñán: "Hemos hecho comparecencias y han alcanzado más de cien las iniciativas parlamentarias para conocer a fondo lo que ha ocurrido, incluso han comparecido los consejeros correspondientes una y otra vez a petición propia. Por tanto, el Parlamento conoce profundamente lo que ocurre. Habiendo un procedimiento judicial, lo que no queremos es contaminarlo, sin perjuicio de que en el Parlamento estemos dando todas las explicaciones. El 26 de julio del año pasado hubo una sentencia del TC que decía que era ilícito prohibir preguntas al presidente de Valencia sobre el caso Gürtel, porque es que ni siquiera se admitían a trámite. Nosotros en el Parlamento no sólo contestamos a todas las preguntas sino que comparecemos también a petición propia".

Griñán también ha opinado sobre la sentencia del Tribunal Constitucional que impide a Andalucía asumir las competencias plenas sobre la gestión de las aguas del Guadalquivir: "Lo que hace es derogar un artículo del estatuto manteniendo en vigor otros. Y en el artículo 51, que es el que declara inconstitucional, no dice que sean competencias plenas sobre todas las aguas del Guadalquivir, sino que lo que decía el artículo eran 'competencias exclusivas sobre las aguas que discurren por Andalucía y preservando siempre la planificación nacional en el tema hidrológico, medioambiental, etc. Porque si hay que mantener la unidad de cuenca de lo que dice el TC se puede hacer compartiendo gestión y nosotros ya previmos en su momento, en el Estatuto, el que hubiera una reserva para el Estado de lo que son las competencias generales de planificación. A partir de ahora se trata de buscar una fórmula de gestión que permita la incorporación de otras CCAA, que se mantenga la parte más importante en Andalucía, porque es donde discurre el río en un 90% y en cuya cuenca viven cerca de cinco millones de andaluces. Esa es la finalidad de la reunión de mañana".

En cuanto al futuro de zapatero, Griñán ha señalado que tiene "pleno respeto" a sus decisiones. "Si decide presentarse, los socialistas andaluces le vamos a apoyar. Si decide no presentarse, nosotros también respetaremos su opinión"; y "el partido decidirá y tengo plena confianza en este partido. Se seguirán los procedimientos estatutarios". En su opinión, Zapatero "debe tomar la decisión que quiera en el momento en que quiera hacerlo", y "antes o después, cuando él quiera" de las elecciones del 22 de mayo.

En cuanto a la situación en Libia, Griñán ha señalado que "era urgente (la intervención militar), necesaria e imprescindible que se produjera la resolución de la ONU porque ello demuestra que desde que está Obama, las cosas han cambiado y ya no se toman decisiones unilaterales, ni ataques preventivos, sino que lo que se hace es lograr consensos internacionales desde la multilateralidad. Y con esa legalidad internacional y con urgencia, había que salvar la vida de mucha gente que lo único que pedía era libertad".

Ángel Tafalla (ex almirante) aclara que si hay que invadir Libia por tierra, hará falta una nueva resolución de la ONU

En la COPE, el ex almirante Ángel Tafalla, que fue el segundo jefe de la OTAN en el Mediterráneo sur, explicaba que estamos al día 4 de las operaciones internacionales en Libia y no conviene ponerse nerviosos: "Con todo lo que se está hablando, se está omitiendo que en este momento las fuerzas de la coalición están lideradas por Norteamérica sin ningún tipo de duda ni descontrol". "En este momento no hay ningún problema. La sensación de lío que se está transmitiendo a la opinión pública se basa en que la Administración Obama ha dicho que quiere transferir el control de la operación a una coalición con peso europeo y ahí sí que surgen las desavenencias entre la OTAN y la posible alternativa, liderada por Francia casi en exclusividad. Esas dos alternativas y las prisas en que se ha metido Obama diciendo que lo va a transferir a los europeos, tal como lo veo, la Administración Obama esta entre la espada y la pared: la espada de que él ha dicho que se lo quiere dar a los europeos y la pared de que los europeos están discutiendo sobre las alternativas. Pero todo esto que es verdad, y que lo intuye la opinión pública no nos debe hacer olvidar que en este momento, y por el tiempo que haga falta, las operaciones están perfectamente controladas por los norteamericanos".

Tafalla ha afirmado que conforme pasan los días de la intervención, se empieza a centrar el asunto "en la segunda pata, que no es la exclusión aérea, sino la protección de la población libia. Se está viendo que la resolución 1973 hace la hipótesis de que el pueblo libio, al que se está masacrando, son los alzados contra Gadafi. Si en el transcurso del tiempo se demostrara que eso no es cierto y que hay una guerra civil, estaríamos ante un escenario no previsto por la 1973 y habría que actuar, si esto llega a una guerra civil -porque el segmento que protege a Gadafi es superior al que prevé la 1973- nos encontramos en una nueva situación y habría que adoptar una nueva resolución para ver si entramos en un escenario de contrainsurgencia, de guerra civil, con dos posibles resultados: que el Gobierno siga siendo de Gadafi y haya que ayudar a los insurgentes o que los insurgentes constituyan un Gobierno que podamos reconocer y Gadafi sea el insurgente".

El militar ha añadido que "es imposible hacer la guerra gustándole a todo el mundo, porque la guerra es una operación muy desagradable para todo el mundo".

Ignacio Villa (tertuliano 13 TV) destaca que el Gobierno español miente porque "el objetivo inicial del mandato de la ONU en Libia ya está cumplido" militarmente

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, pedirá hoy luz verde al Congreso para que España contribuya a la zona de exclusión aérea sobre Libia durante un mes prorrogable. En 13 TV, los tertulianos abordaban la participación de España en la intervención militar contra el régimen de Gadafi. Ignacio Villa explicaba que "el proceso parlamentario entra dentro de la normalidad y ahí el presidente del Gobierno ha actuado con absoluta normalidad y regularidad". "Donde estamos asistiendo a una mentira es en la argumentación del Gobierno de que esta guerra es legal, mientras que la de Irak era ilegal. Independientemente de que Irak sea o no ilegal, la cuestión clave es que hay un mandato de la ONU para fabricar un pasillo, bien de ayuda humanitaria o de exclusión aérea. Ese pasillo ya está construido desde este fin de semana. Por tanto, el objetivo inicial del mandato de la ONU ya está cumplido. Desde hoy, toda operación militar que se está desarrollando ya está teóricamente fuera de la legalidad de la ONU. Y más cuando ni la OTAN quiere tomar el mando de esta operación, ni EEUU y sólo Francia y Reino Unido, por cuestiones internas, quieren sacar pecho y marcar el protagonismo".

Carmen Gurruchaga (tertuliana 13 TV): "Lo que me sorprende es que gente muy inteligente esté creyéndose la pura propaganda de los occidentales"

La también tertuliana de 13 TV Carmen Gurruchaga destacaba que "lo primero que se pierde en una guerra es la verdad. Estoy con el no a esta guerra, no a la guerra de Afganistán, no a la de Irak. Lo que me sorprende es que gente muy inteligente esté creyéndose pura propaganda de los occidentales. Si vas a buscar en la ONU, este (Gadafi) es un tirano. Pero dentro de los tiranos de la región es el único que ha hecho 20.000 km de río artificial para regar las aguas y que sean fértiles. El nivel de índice de desarrollo humano es el más alto de la región. Si tú hablas con la gente de la región te dirá que es igual de sinvergüenza y sátrapa que los demás, pero este no se queda con todo, parte del dinero lo reparte entre el pueblo".

Josep Ramoneda (tertuliano SER): "Los hechos demuestran el buen sentido de esta guerra"

Las dudas sobre el mando y los objetivos de la misión en Libia centraron ayer las discrepancias de los países aliados. El presidente de EEUU, Barack Obama, anunció que en "los próximos días, no en semanas" transferirán el mando de las operaciones a otros miembros de la coalición, aunque no precisó a quiénes. El Reino Unido e Italia apuestan porque la Alianza asuma cuanto antes el liderazgo de las operaciones. Por el contrario, Francia considera que la OTAN debería intervenir, pero como apoyo. De igual modo, España estima que las operaciones deben hacerse "en coordinación con la OTAN", pero no necesariamente con la Alianza al mando. En la SER, los tertulianos lo analizaban. Para Josep Ramoneda, "en este tipo de operaciones es muy fácil entrar y mucho más difícil acabar. Segundo: hay una gran voluntad de hacer guerras higiénicas y eso es muy complicado, todo el mundo tiene tanto miedo a contagiarse de algo que se toman precauciones que parecen excesivas, si tiene que ser la OTAN quien dirija este o el otro. Creo que además, en este caso falta una cosa fundamental, que es convicción de EEUU. Obama ha entrado en esta guerra por eliminación, porque ha llegado a la conclusión de que era mejor evitar la masacre de Gadafi que correr el riesgo de que la masacre ocurriera. Y todo esto suma una situación en la que pesa excesivamente una indecisión, cuando intervenir en una guerra sólo se puede hacer con convicción. En cambio, los hechos demuestran el buen sentido de esta guerra. Ayer empezaron a girar las cosas en Yemen, si no se hubiese entrado en Libia estoy seguro de que la vía de Yemen hubiese sido la masacre".

Eduardo San Martín (tertuliano SER): "La ambigüedad de la ONU está en la frase 'y todas las acciones necesarias para proteger', que cada uno interpreta como quiere"

Eduardo San Martín, también en la SER, afirmaba que "hay tres fuentes de disensión en este momento. La primera, la naturaleza de la propia misión, porque la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU normalmente son muy ambiguas para que pueda caber todo el mundo. Y aquí la ambigüedad está en esa frase que es 'y todas las acciones necesarias para proteger' y ahí cada uno lo interpreta como quiere. Es difícil que con Gadafi no siga habiendo agresión contra el pueblo libio. El segundo es sobre el límite temporal: cuándo se considera acabada la misión. ¿Simplemente con el fin de las operaciones militares? ¿El pueblo libio se va a sentir más protegido si no hay ningún cambio en el régimen? Y el tercero, el mando: la ONU no tiene mando propio y tiene que delegar en alguna organización. La única que tiene un mando operativo estratégico en esa zona es EEUU". "La OTAN no quiere entrar porque tiene división interna y EEUU es muy reticente, con lo cual, no se sabe muy bien quién está al mando. Esto, si la guerra se alarga, va a terminar provocando fricciones, va a provocar también el sufrimiento de frentes domésticos internos de oposición a la guerra, ya en Europa, y probablemente la inhibición del apoyo de los países árabes".  

Margarita Sáenz Díez (tertuliana SER): "Las discrepancias políticas podrán ir suavizándose, puesto que el mando militar presenta una cohesión muy notable"

La también tertuliana de la SER Margarita Sáenz Díez opinaba que "parece que la liga árabe ha dado un paso atrás en sus primeras críticas porque es fundamental que se mantenga ese apoyo. De todas formas, creo que hay dos escenarios paralelos: las discrepancias y los matices entre los gobiernos que apoyan esta operación son evidentes; pero también es evidente que la dirección de la estrategia del ataque (el organismo con sede en Alemania que pertenece a EEUU) no sólo ha demostrado que ha preparado hasta el último detalle los primeros ataques sino que tiene una capacidad de liderazgo técnico y estrategia militar indudable. Creo más bien que las discrepancias políticas podrán ir suavizándose, puesto que el mando militar presenta una cohesión muy notable".

José Ángel Gutiérrez
[email protected]