La vicepresidenta obvia los problemas económicos

Elena Salgado, vicepresidenta económica del Gobierno, acudió este jueves al desayuno informativo con Joaquín Almunia. Preguntada por los problemas en Portugal, la responsable de Economía aseguró que "de momento se trata de una crisis política", por lo que cree oportuno esperar a ver las consecuencias.

Salgado pasó por encima del hecho de que la crisis que ha puesto al Gobierno de Sócrates al borde del abismo es de origen económico. El primer ministro portugués no dimitió por una simple negativa del Parlamento, sino por la falta de apoyo del Legislativo a las reformas económicas.

Por su parte, el comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia, lamentó la situación de Sócrates: "No me alegra, me entristece. Si cae el Gobierno portugués, habrá caído con mucha dignidad".

Mariano Tomás

[email protected]