• Pero sí lo harán, sobre todo bajo el paraguas de un EPA.
  • Sobre la puja por CatalunyaCaixa: "El partido es muy largo".
  • Además, el consejero delegado arremete contra la indiscreción de Draghi.
  • El presidente del BCE negó tajantemente una nueva inyección de liquidez.
  • Sáenz: "Afirmar eso supone dar ventaja a los mercados".

Alfredo Sáenz, consejero delegado de Banco Santander (en la imagen) ha respondido a las preguntas de los informadores tras presentar los resultados del primer trimestre. Y no decimos todas las preguntas porque, en realidad, no ha contestado a todas.

Para empezar, no ha querido aclarar si, tras la posible adquisición de CatalunyaCaixa (CX), el banco que dirige pujará por más entidades: "Me está usted preguntando un 'what if' (esto es, un condicional). No le voy a contestar. Mi imaginación no va más allá", se ha limitado a decir. Pero lo cierto es que el Santander está más que dispuesto a absorber más entidades, sobre todo si vienen con un Esquema de Protección de Activos (EPA) debajo del brazo.

Lo que sí ha dicho Sáenz durante su intervención es que la puja por CatalunyaCaixa, en la que también participa BBVA, es "un partido muy largo. La vamos a estudiar con serenidad y prudencia. Será una decisión razonada y razonable. No será una decisión tomada con criterios 'estomacales'", ha afirmado. De ayudas, ni una palabra, evidentemente.

En otro momento de la presentación, le han preguntado sobre la idoneidad o no de una nueva emisión de liquidez por parte del Banco Central Europeo (BCE). Sáenz, que ha calificado la decisión de "controvertida", ha arremetido contra la indiscreción del presidente de la entidad, el italiano Mario Draghi, que aseguró que no habrá una tercera emisión de liquidez. Al respecto, Sáenz ha explicado que "sería bueno que el BCE no dijera tan tajantemente que no habrá más emisiones porque le está dando un dato a los mercados que le da ventaja".

En cuanto a la posibilidad de crear un 'banco malo' para agrupar los activos inmobiliarios, el consejero delegado ha afirmado que "no necesitamos una sociedad inmobiliaria ni de socios para gestionar el ladrillo". En este sentido, ha explicado que la entidad está acelerando la venta de activos y que, entre finales de 2011 y primeros de 2012, han logrado un equilibrio entre las entradas y las salidas de inmuebles.

Pablo Ferrer

[email protected]