Esteban González Pons puso una denuncia por coacciones después de que varios miembros de la plataforma fueran a su casa de Valencia

La vicepresidenta de Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, se ha mostrado absolutamente contraria hacia las prácticas de acoso a diputados y dirigentes políticos por parte de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca. Ha señalado que los derechos de manifestación no son ilimitados, y ha pedido "respeto para las familias de aquellos que llevan a cabo un servicio público". 

Para la vicepresidenta el derecho de uno termina cuando invade los derechos de otros, en este caso, señala, las personas acosadas "son ajenas a este asunto". Ha remarcado que el Gobierno está tomando medidas en el tema de los desahucios y lo seguirá haciendo.

Al ser preguntada por las valoraciones que han hecho tanto el Grupo Socialista como Izquierda Unida sobre este asunto, ha contestado que "lo que no tiene ningún sentido es decir que se defiende a otro cuando lo que este otro hace es invadir los derechos de muchas personas que no tienen nada que ver con esto... Se están conculcando los derechos de terceros".

Además, ha hecho un llamamiento a la prudencia y a la moderación para respetar la intimidad de los familiares de los políticos:  "Hay muchos sitios para manifestarse, y estas cuestiones se defienden en el Parlamento… y no en las casas de los particulares".

Según se ha publicado, el vicesecretario de Estudios y Programas del PP, Esteban González Pons, ha presentado una denuncia por "coacciones" en la comisaría del Congreso contra la PAH. Según consta en la denuncia varios de sus miembros acudieron a su casa de Valencia e intentaron hacerle llegar una carta en la que se explicaba su situación.

Sara Olivo
[email protected]