• Se habla de NCG Banco, BMN, Bankia y Unicaja.
  • Todas ellas quieren hacerlo de acuerdo con el presidente Manrique para no dañar la cotización.
  • NCG Banco ha vendido toda la participación disponible, un 3,4%.
  • A la entidad gallega todavía le queda por vender un 5,2%.

En el seno de Sacyr saben que las cuatro cajas que todavía poseen el 10,9% de la compañía, tarde o temprano tendrán que marcharse del accionariado. Estamos hablando de NCG Banco, BMN, Bankia y Unicaja. Aunque la situación de cada una es distinta, todas coinciden en una cosa: la desinversión se hará de acuerdo con el presidente de la constructora, Manuel Manrique (en la imagen). Y es que las relaciones de la compañía con las entidades financieras siempre han sido buenas y de confianza. Además, a las cajas les interesa vender su participación en las mejores condiciones posibles.

Concretamente, la entidad gallega ya ha vendido todas las acciones que tenía de libre disposición, un 3,4%. La Troika manda, y la entidad presidida por José María Castellano no tiene más remedio que deshacerse de todo lo que no es su negocio principal o core business. Todavía posee un 5,2%, pero está sindicado en dos bloques distintos. El 1,9% forma parte de la sindicatura con las otras tres entidades (cada una posee un 1,9%), y el 3,3% restante lo tiene sindicado con la sociedad que aglutina la anterior sindicación.

En cualquier caso, la buena sintonía entre las partes hará que la desinversión en Sacyr se realice buscando el máximo beneficio para todos. Según la constructora, existe actualmente interés institucional por entrar en su accionariado. De hecho, los números de Sacyr no son malos y su apuesta por el exterior es sólida. El problema es su excesivo apalancamiento.

Pablo Ferrer

[email protected]