• A saber: Santander, BBVA, Caixabank, Popular, Bankia, Sabadell, Bankinter, Ibercaja, Unicaja, Liberbank y BMN.
  • Según el presidente de la entidad catalana, ningún banco español ha recibido ayudas públicas. Los beneficiados han sido únicamente los depositantes de las cajas en dificultades.
  • Objetivo hasta 2016: obtener un beneficio superior a los 1.000 millones de euros.

Josep Oliu (en la imagen, en el centro de la mesa) se ha marchado hasta Londres para presentar el nuevo plan estratégico –plan Triple- del Sabadell para los próximos tres años. Durante la rueda de prensa celebrada este miércoles –el martes fue el turno de los analistas- el presidente del Sabadell ha asegurado que en el mercado español hay sitio para las 11 entidades que existen actualmente.

A saber. Santander, BBVA, Caixabank, Bankia, Popular, Sabadell, Bankinter, Ibercaja, Unicaja, Liberbank y BMN. Oliu está convencido de que hay sitio para las 11, si bien es cierto que cada una tendrá que buscar su sitio.

El presidente de la quinta entidad española por activos y sexta por capitalización (el Popular capitaliza unos 200 millones de euros más), se ha apuntado a la tesis de Francisco González, presidente de BBVA, sobre las ayudas públicas. Esto es, que ningún banco ha recibido tales ayudas. Según Oliu, los únicos beneficiados han sido los depositantes de las cajas en dificultades como, por ejemplo, los de la CAM.

Curiosa manera de computar unas ayudas que  pueden llegar a los 15.000 millones de euros sólo por el EPA concedido a la entidad catalana por la adquisición de la caja. En cualquier caso, según el banquero catalán, cuando se apruebe la unión bancaria y el sistema de resolución de bancos, serán los depositantes los que pierdan, sí o sí.

A todo esto, el objetivo principal del plan Triple 2014-2016 del Sabadell es lograr un beneficio superior a los 1.000 millones de euros. Para ello, entre otras medidas, la entidad intentará aumentar su cuota de mercado en Madrid, donde actualmente tiene un 5%, mediante la implantación tecnológica y un nuevo concepto de oficinas.

Y, como no podía falta, le han preguntado sobre la consulta soberanista y cómo afectaría al banco una hipotética independencia de Cataluña. Oliu ha sido claro y diplomático: la entidad "no tiene voluntad de pertenencia a ninguna región, es un banco europeo", ha asegurado. También ha señalado que, a día de hoy, la entidad tiene el 30% de su negocio en Cataluña y el 70% en el resto del país.

Pablo Ferrer

[email protected]