Asegura que se perderán 1.000 puestos de trabajo por la retirada de subvenciones de la Generalitat

 

Al menos en España, las aerolíneas de bajo coste no deben su éxito a la contención de costes sino a las subvenciones de las comunidades autónomas. Ryanair, la aerolínea irlandesa más agresiva, comenzó a operar en Gerona con unas subvenciones que convertían al aeródromo gerundense en un chollo pagado por la Generalitat.

Ahora la Generalitat se niega a seguir pagando beneficios de Ryanair. Pues bien, en la mañana del lunes, la aerolínea acordaba reducir a la mitad los vuelos en la Costa Brava y reducir la plantilla en 1.000 personas.

Miriam Prat

[email protected]