Hace apenas 10 años a la mayoría de los españoles, y del conjunto de los occidentales, les hubiera parecido una bestialidad que los homosexuales adoptaran niños.

Sinceramente, a mí tampoco me gustaría haber sido educado por dos gays.

Sin embargo, ahora lo consideramos un derecho. Y resulta que es Rusia, un país desmoralizado por 70 años de tiranía leninista, quien nos da lecciones de cordura.

Putin (en la imagen) no es un ejemplo en muchos aspectos pero aquí está cargado de razón.

Eulogio López

[email protected]