• En el entretanto, los informativos de RTVE están desatados.
  • Dolores de Cospedal asegura que la imparcialidad del Ente podría 'mejorar'
  • La Secretaria General del PP inste, sin embargo, en que Rajoy no tiene prisa: se podría alargar el plazo hasta septiembre
  • Por cierto, uno de los pocos nombres de consenso entre Rajoy y Rubalcaba para presidir RTVE es Luis Blasco, actual presidente de Telefónica Argentina.

"Cumplirán con los plazos en vigor y seguirán soportando la actual falta de neutralidad de los informativos de RTVE". Así podríamos definir la postura de la secretaria general del Partido Popular, Dolores de Cospedal, sobre los informativos de la empresa pública RTVE que, a pesar de la llegada del Partido Popular a la Moncloa, Alfredo Pérez Rubalcaba controla a las mil maravillas, sobre todo los servicios informativos.

En el PP, Cospedal da a entender que pueden aguantar hasta diciembre, cuando toca renovar el Consejo de Administración, la insostenible situación de Informativos independientemente "de que haya o no parcialidad. El Gobierno, y eso le honra, va a mantener los plazos que marca la ley con respecto a la dirección de TVE. Se hará en la responsabilidad del cumplimiento de una ley y de unos plazos fijados por la legislación, y yo creo que esto dice mucho de nuestros gobernantes, que están cumpliendo con una ley en vigor. Y sobre lo de la imparcialidad habría mucho que decir y que opinar", asegura mientras tuerce el gesto.

Lo ha dicho Dolores de Cospedal, casi mordiéndose la lengua para no soltar todo lo que piensa, su cara lo decía todo esta mañana en la sede del PP. Un día sí y al otro también se trufan las imágenes de las ruedas de prensa convocadas por los ministros y gobernantes con planos-recurso de periodistas aburridos o bostezando. Y eso sería lo de menos. Cualquier noticia sobre Rajoy va acompañada por detrás y por delante de reportajes sobre pederastia y diversas desgracias nacionales o internacionales.

Cospedal no ha tenido ningún inconveniente en hablar sin embargo de la parcialidad de Canal Sur, controlado por el PSOE, en cuyas instalaciones el Partido se ha negado a un cara a cara entre Arenas y el aspirante socialistas a la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán. Según Cospedal, Javier Arenas "ha ofrecido hasta cuatro sedes para celebrar el debate: el Parlamento andaluz, la sede territorial de TVE, y alguna entidad privada… Pero el PSOE sólo quiere celebrar el debate en Canal Sur, que es la única TV sancionada por la Junta Electoral en este proceso (…). Arenas está encantado de debatir, pero en una entidad cuya imparcialidad esté acreditada".

Volviendo al antiguo ente, ahora empresa pública RTVE, algunos trabajadores se llevan las manos a la cabeza ante la manipulación informativa que se está llevando a cabo, mucho más virulenta si cabe que cuando gobernaba el PSOE. Una defensa numantina de los intereses del anterior partido en el Gobierno hasta que llegue el momento de la retirada forzosa. Fran Llorente (en la imagen), director de Informativos, está siendo coherente con su trayectoria y su ideología, siempre próximo a Comisiones Obreras.

Políticamente, el asunto es sencillo. Para renovar el Consejo de Administración de RTVE, y por tanto a su presidente, se precisan dos tercios del Congreso… o modificar la norma. En el PP, el cabreo es monumental, con lo que se presiona a Rajoy para que modifique la ley y termine con el imperio Rubalcaba. Rajoy duda, porque la única conversación directa que ha tenido con el líder socialista sobre este asunto, Rubalcaba no quiso ni oír hablar de pacto para renovar RTVE antes del 25 de marzo, fecha de las elecciones andaluzas y asturianas.

Eso sí, sólo uno de los nombres puestos por Mariano Rajoy sobre la mesa no fue vetado por Rubalcaba: se trata del actual presidente de Telefónica Argentina, Luis Blasco. Pero antes de llegar al huevo hay que ponerse de acuerdo sobre el fuero.

Sara Olivo

[email protected]