• Según él deberíamos pedir a Europa otros 30.000 millones de euros para evitar desahucios de familias y despidos en las empresas.
  • Según el líder del PSOE esos 30.000 millones saldrían de los 60.000 millones no dispuestos del rescate bancario.
  • Las carcajadas en Bruselas pueden oirse en Madagascar.
  • De Guindos ya ha empezado a mostrarse sarcástico con 'el que no quería rescates'.
  • Eso sí, para hacer valer su tesis, Rubalcaba recuerda lo que muchos temen: que haya una nueva crisis bancaria dentro de 18 meses.
  • María Dolores de Cospedal afirma que está buscando titulares, "papel mojado de un día".
  • Al saber la postura de Europa, Rubalcaba afirma que él no pide un plan de empleo, sino una recapitalización preventiva...

Alfredo Pérez Rubalcaba (en la imagen), secretario general del PSOE, ha caído en el más absoluto de los ridículos durante la rueda de prensa que ha concedido en Ferraz para explicar su plan estrella: la 'disposición' 30.000 millones de euros procedentes del MEDE, de los cuales 20.000 millones irían a financiar empresas y 10.000 a impedir desahucios.

Los treinta mil millones provendrían de los 100.000 concedidos por la UE para la recapitalización de Cajas de ahorros y bancos, de los cuales solo se han usado 40.000. Olvida el líder del PSOE que Bruselas no ha dado nada sin meterse hasta la cocina para dar hasta el último dato sobre el aliño en las recetas económicas de ajustes y recortes que está aplicando el Gobierno. Que se nos concedió de mala gana un rescate bancario, porque éramos demasiado orgullosos para pedir un rescate a las claras como los solicitados por Grecia, Portugal e Irlanda, y olvida que por mucho que diga: "le pido a Europa que escuche, que no conteste sin pensar", hay respuestas que ya se saben de antemano.

Las carcajadas de la troika han debido de oírse hasta en Madagascar, por mucho que Rubalcaba haya dado argumentos incontestables, entre ellos que de no ayudar a las PYMEs y no poner freno a los impagos en las hipotecas, vamos a tener que asistir, dentro de año y medio, a una segunda recapitalización bancaria.

Y que es mucho más rentable para la economía española emplear el dinero en ayudar a las empresas para que no despidan a sus empleados, sufragando parte de su sueldo que gastar ese dinero en unas prestaciones por desempleo que rondan ya los 30.000 millones de euros anuales. Olvida Rubalcaba que los 30.000 millones habría que pagarlos, y que tendríamos que endeudarnos todavía más.

De Guindos se ha permitido ser sarcástico y hasta un pelín cruel  con 'el que no quería rescates': "Bienvenidos a la consideración de que la asistencia financiera es positiva para la economía", ha dicho en declaraciones a los medios, tras participar en el II Foro Global de Sostenibilidad, organizado por Ernst & Young. Y ha tirado por tierra las peticiones de Rubalcaba destinadas a  crear un fondo específico para el desempleo o las PYMES, ya que "no se trata de crear un fondo para cada uno de los problemas de la economía española", sino de "hacer reformas para que las empresas privadas creen empleo".

Más dura se ha mostrado la secretaria general, María Dolores de Cospedal, al término de la reunión del Comité Ejecutivo del PP.  Cospedal ha criticado al PSOE por su escasa afición a ralizar pactos. "Todavía el Partido Socialista tiene posibilidades de apoyar pactos, una reforma para garantizar la sostenibilidad de las pensiones, las reformas de las administraciones públicas". Además, Cospedal ha insinuado que la actitud del PSOE que pide una cosa y luego hace todo lo contrario es "buscar el títular de un día del periódico, papel mojado".

Rubalcaba, que no ha querido clarificar su postura sobre la postura del PSC en el tema de la independencia de Cataluña ni se ha pronunciado sobre la carta de Carme Chacón.

Por si fuera poco, se ha negado a precisar si estaría dispuesto a presentarse a unas primarias en el PSOE, tampoco ha querido o no ha sabido precisar cómo va a instrumentalizar su proyecto de ayudas, bien mediante los bancos o medainte ayudas más concretas, y se ha llevado un jarro de agua fría en directo al ser informado de que Bruselas ha dicho que el dinero del fondo de rescate no puede usarse para plan de empleo: "Yo estoy pidiendo una recapitalización preventiva…No estoy pidiendo un plan de empleo".

Muy señor mío, usted lo que está pidiendo es un rescate que requeriría un nuevo memorandum de entendimiento. Una llamada al señor Almunia le hubiera ahorrado el ridículo. Y ni siquiera ha sabido practicar la demagogia con inteligencia. Se ha pillado todos los dedos de ambas manos.

Sara Olivo
[email protected]