• Algo que ya temían los sindicatos y es un auténtico tajo en la plantilla, pues afecta a casi la mitad de la misma (47%), que asciende a 6.400.
  • El nuevo presidente de la Corporación también apuesta por la vuelta de la publicidad, lo que ha puesto de mil uñas al Duopolio, que amenaza con endurecer su línea editorial.
  • Otra de las medidas conocidas es que quiere privatizar La 2 y no cerrará Teledeporte.
  • Lo que no se dice es que habrá mayor control de la información ante las elecciones, recuerden el mensaje del Gobierno: "Te ponemos ahí para ganar las elecciones".
  • Y el primer cambio para ello es sustituir a Julio Somoano por José Antonio Álvarez Gundín al frente de los servicios informativos de TVE.

Parece que el nuevo presidente de la Corporación de RTVE, José Antonio Sánchez (en la imagen), que tomó posesión de su cargo hace cinco días, quiere empezar pisando fuerte. Por ello se empeña en lanzar su programa máximo, es decir, que va a por todas.

Entre las principales medidas de su plan, quiere despedir a 3.000 personas. Esto es algo que ya temían los sindicatos y es un auténtico tajo en la plantilla, pues afectará a casi la mitad de la misma (47%), que actualmente asciende a 6.400. Además incendiará aún más el Ente público y todo ello, en vísperas de año electoral.

Pero no sólo eso, como saben, el nuevo presidente de la Corporación también apuesta por la vuelta de la publicidad, lo que ha puesto de mil uñas al Duopolio (Telecinco-Cuatro y Antena 3 TV-La Sexta), que no ha dudado en pasar al chantaje directo: si hay publicidad en TVE, endurecerán su línea editorial. Otra de las medidas conocidas del plan de Sánchez es privatizar La 2 y no cerrar Teledeporte.

Sin embargo, lo que no se dice es que habrá mayor control de la información ante las elecciones, pues recuerden el mensaje que le dio el Gobierno a Sánchez: "Te ponemos ahí para ganar las elecciones". Y el primer cambio para ello es sustituir al director de los servicios informativos de TVE, Julio Somoano, por José Antonio Álvarez Gundín. Pero no será el único relevo en los puestos de máxima confianza de RTVE.   

Álvarez Gundín ocupaba hasta ahora la subdirección de opinión del periódico La Razón, pero no es un desconocido del Ente público, pues participaba en varios espacios, como 'Los Desayunos de TVE', 'El debate de La 1' o 'La noche en 24 horas'. Tampoco desconoce lo que es desempeñar un cargo directivo, pues fue director de Relaciones Institucionales de RTVE entre 2003 y 2004, curiosamente con Sánchez siendo director general. Así que ahora ambos volverán a coincidir, además el primero es hombre de confianza del segundo.  

Este periodista leonés tiene una larga trayectoria en los medios de comunicación, pues fue redactor de varios diarios como El Ideal Gallego, La Provincia de Las Palmas o Ya, además trabajó bastantes años en ABC, donde llegó a ocupar una subdirección y la dirección del Master. Es un hombre de confianza de Sánchez que tendrá que pechar con el mandato del Gobierno de neutralizar al 'comando Rubalcaba', pero también deberá defender los logros gubernamentales para ayudar a ganar las elecciones.

En cuanto a la opinión de los miembros del Gobierno acerca del programa máximo, es bastante dispar. Por un lado está la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, que es contraria a las propuestas del presidente de la Corporación. Por otro, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, a quien no le importan las medidas si con ellas evita tener que inyectar más dinero en el Ente público. Y en el medio, el presidente, Mariano Rajoy, a quien paradójicamente no le preocupa perder audiencia.

Cristina Martín

 

[email protected]