• Los socialistas ya están desprestigiando a Julio Somoano, nuevo director de Informativos, cuando aún no se ha incorporado.
  • El comando Rubalcaba de RTVE ya ha empezado a boicotear a su nuevo jefe.
  • Y naturalmente, salvo Pepa Bueno, nadie dimite, ni tan siquiera los externos mejor pagados como Ana Pastor. Ahora van a batallar desde dentro.
  • El nuevo director general González-Echenique, quiere reducir el número de tertulianos en 24 Horas, una selección, con las excepciones que se quieran, de participantes especialmente sectarios.

El nuevo director de informativos de RTVE, Julio Somoano, asegura que se va a dejar la piel para hacer una RTVE plural y objetiva. Es muy cierto: a lo mejor más que dejarse la piel le desuellan directamente. ¿Quién? El comando Rubalcaba, naturalmente, que controla RTVE mucho más que PRISA, a día de hoy.

A Somoano ya le han hecho la campaña: Rubalcaba, en tono institucional, ha confiado a su grupo de periodistas amigos que un periodista de Telemadrid y que ha criticado al jefe de la oposición, no puede dirigir RTVE.

Y es que pocas horas después del nombramiento, el secretario general del PSOE ya había dado las correspondientes instrucciones. Se trata, como no, de una caza del hombre. En primer lugar, desacreditarle, naturalmente, No lo duden, en breve oirán que Somoano fue quien mató a Manolete. Luego, amedrentarle, principal modo de anular a un periodista. En este caso el amedrentamiento vendrá de dentro, porque el comando Rubalcaba ha perdido a Fran Llorente, el director de Informativos más sectario de toda la democracia, pero ha creado un equipo de fieles, fieles a don Alfredo, que no se va ni con lija y que está dispuesto a hacer la vida imposible a su nuevo jefe.

Se trata de una nueva 'operación Alfredo Urdaci': hundir a Somoano en el fango y, sobre todo, amedrentarle para que nada cambie en el principal instrumento electoral existente en España.

Por eso nadie se marcha del Pirulí, salvo Pepa Bueno, a pesar de lo que dicen, la única que aún conservaba un ápice de ecuanimidad. No se va Ana Pastor, que no es de plantilla pero cobra mucho más que los que sí lo son. Pastor es el verdadero adalid de la progresía y su martirio de reaccionarios favorito.

Por cierto, el nuevo presidente de RTVE, Leopoldo González-Echenique, quiere reducir el número de tertulianos en 24 Horas, una selección, con las excepciones que se quieran, de participantes singularmente sectarios.

Eulogio López
[email protected]