• Como adelantara Hispanidad, José Antonio Sánchez tiene orden de devolver la publicidad a la Corporación.
  • Telecinco-Cuatro y Antena 3 TV-La Sexta ponen a Rajoy y a Montoro contra las cuerdas.
  • Enfrente, Soraya intenta ganarse a Mediaset y a Atresmedia para que no masacren al Gobierno en año electoral.  

En la actualidad informativa sobre RTVE, que hasta ahora se jugaba a dos bandas (Gobierno y Corporación), ha entrado en acción un tercero en discordia, el cual se había mantenido algo callado: el famoso duopolio (Telecinco-Cuatro y Antena 3 TV-La Sexta). Este no se ha andado con chiquitas y ha optado por pasar al chantaje directo con una clara advertencia: si hay publicidad en TVE, endurecerán su línea editorial, y nada menos que en vísperas de año electoral.

Recuerden que, como adelantó Hispanidad, el que será elegido nuevo presidente de RTVE, José Antonio Sánchez, tiene orden de devolver la publicidad a la Corporación y además ha recibido un mensaje claro por parte del Gobierno: "te ponemos ahí para ganar las elecciones". Y es que parece que el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, se puede imponer a la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, en su guerra, y conseguir que la publicidad vuelva al Ente público.

Volvamos al chantaje directo del duopolio. Una actitud que no extraña nada, pues se vería perjudicado, ya que paradójicamente resultó ser el gran beneficiado de los 450 millones de publicidad que salieron de TVE en septiembre de 2009, gracias a la decisión de Rodríguez Zapatero

Con esta extorsión, Telecinco-Cuatro y Antena 3 TV-La Sexta ponen a Rajoy y a Montoro contra las cuerdas. El primero está viendo cada vez más las orejas al lobo, ya que la situación es muy diferente a la de 2011, cuando ganó las elecciones por mayoría absoluta sin necesitar la televisión, y encima ahora tiene un nuevo adversario en la carrera a La Moncloa (Podemos). Por todo esto, al presidente del Gobierno no le preocupa que RTVE pierda audiencia, pero sí las críticas televisivas.

Mientras, el responsable de las arcas públicas está inquieto por la situación financiera de la Corporación, que arrojó un déficit de 113 millones de euros en 2013. Por eso ve la vuelta de la publicidad como tabla de salvación, ya que considera que de otro modo no salen las cuentas.

Pero Rajoy y Montoro no son los únicos miembros del Ejecutivo involucrados en el tema de RTVE. Enfrente tienen a Soraya, que intenta ganarse a Mediaset y a Atresmedia, los dos grandes grupos mediáticos, cuyas caras más visibles son Paolo Vasile y José Manuel Lara (ambos en la imagen), respectivamente. ¿Con qué motivo Muy sencillo, que no masacren al Gobierno en año electoral

La amenaza del duopolio de endurecer su línea editorial, no tiene mucha importancia en el caso de Cuatro o de La Sexta, que no son muy dados a alabar al Ejecutivo, sino a lo contrario. También se menosprecia el cambio que pudiera dar Telecinco, la cadena de la telebasura por excelencia. Sin embargo, lo que más temen Rajoy y compañía, y sobre todo, su asesor Pedro Arriola, es tener en contra a Antena 3 y que esta sea la cadena que más endurezca su línea editorial.

Cristina Martín

[email protected]