• La prepotencia alemana les hizo perder la oportunidad que el rescate bancario español ofreció a Olyver Wyman.
  • Los bancos españoles, al igual que el FROB, no quieren saber nada de la firma que lidera Jorge Delclaux.
  • Ahora, la Oficina de Madrid, reducida a la mitad, dependerá, al igual que Italia, de París.
  • El fundador no quiere vender, tampoco a ninguna de las 'big four'.
  • Y el Gobierno alemán quiere que se mantenga una firma capaz de hacer frente a las norteamericanas McKinsey y Boston.

Consultoras estratégicas de alcance global no hay muchas. En concreto, se puede hablar de tres: McKinsey, Boston Consulting Group, estadounidenses, y de Roland Berger, la opción europea. Pero los alemanes no atraviesan su mejor momento... sobre todo en España.

De hecho, hace un año que, a nivel global, Roland Berger entró en conversaciones con las 'big four' (Deloitte, KPMG, Ernst&Young y PriceWaterhouse Coopers). Pero una consultora estratégica resulta difícil de encajar en las grandes auditoras. Y el anciano fundador no quiere vender. Además, el Gobierno alemán quiere seguir contando con un operador en tan selectivo terreno.

La crisis de Roland Berger ha sido especialmente intensa. En España, tuvo su gran oportunidad con el rescate bancario. Junto a Oliver Wyman fueron las dos firmas que más trabajo obtuvieron del FROB y el Banco de España en el proceso de análisis externo y valoración de la banca española.

Los de Oliver aprovecharon para instalarse en España y ser contratados por el sector, pero la prepotencia de los germanos -algo realmente extraño- les ha hecho odiosos en nuestro país y nadie les quiere contratar.

Total, la oficina de Madrid, que lidera Jorge Delclaux (en la imagen) se ha reducido a la mitad y, además, ha perdido su autonomía: ahora depende, al igual que Italia, de la oficina de París para el suroeste de Europa. Desde Alemania, llevan el resto del negocio.

Total, que RB se jibariza en España.

Eulogio López

[email protected]