• Y encima, hay que mantener la inversión en fibra y 4G.
  • El Ebitda de Vodafone España cae un 43% durante su primer semestre fiscal y los ingresos también caen un 9,3% durante el segundo trimestre.
  • Eso sí, mejora la tendencia: los ingresos aumentan un 6% respecto a los del primer trimestre, que descendieron un 15,3%.
  • Y los clientes de móvil crecen por primera vez en tres años.
  • La compañía asegura que la integración con ONO avanza según lo previsto.

Los resultados que Vodafone España ha presentado este martes están en la línea del sector y se pueden resumir diciendo que son buenos en lo comercial pero no tanto en lo financiero. En definitiva, son resultados que miran al futuro. La compañía sacrifica la rentabilidad en aras de un futuro más prometedor para el que hacen falta elevadas inversiones. En esas están todas las telecos.

Concretamente, el Ebitda de Vodafone España cae un 43% durante el primer semestre fiscal -del 1 de abril al 30 de septiembre- y los ingresos también caen, un 9,3%, durante el segundo trimestre. Eso sí, mejora la tendencia de los últimos trimestres, ya que durante el anterior la caída de los ingresos fue del 15,3%, la del cuarto trimestre de 2013 fue del 12,6% y la del tercer trimestre de 2013, del 14,1%. Al cierre de septiembre, los ingresos totales de la compañía en nuestro país fueron de 2.117 millones de euros.

En esta mejora han influido de manera destacada los ingresos por servicio fijo, que aumentaron de forma órganica un 10,1% durante el semestre y un 12,9% durante el segundo trimestre.

Todo lo contrario ha ocurrido con los ingresos por servicio de móvil: descendieron un 14,8% en el semestre y un 11,7% durante el segundo trimestre (la caída en el primer trimestre fue del 17,6%).

Por su parte, ONO ha contribuido con 251 millones de euros a los ingresos de Vodafone España y con 108 millones al Ebitda de la teleco. El pasado 23 de julio se cerró la adquisición de la cablera.

Como hemos señalado, los resultados miran al futuro. Y es un futuro que requiere elevadas inversiones. En este caso hablamos de 301 millones de euros en el semestre -excluida ONO-, un 56% más que un año antes, que se han dedicado, sobre todo, a la red de 4G y a la fibra óptica.

Toda esta inversión ya está dando sus frutos, al menos en el número de clientes. De esta manera, es la primera vez en tres años que aumentan los clientes de móvil, en 2.000 usuarios. En cuanto a la banda ancha fija, el número de clientes totales, incluida ONO, es de 2,7 millones, lo que supone un crecimiento de 63.900 clientes durante el último trimestre.

En la nota remitida a los medios, la compañía que dirige Antonio Coimbra (en la imagen) asegura que la integración con ONO sigue los planes previstos. Y lo resume en cuatro puntos: desde el 25 de agosto existe una oferta cruzada para los clientes de ambas compañías; Vodafone ya está utilizando la fibra de ONO en su tramitación; ONO ya se beneficia de las economías de escala de Vodafone en la compra de terminales; y se están integrando las oficinas de ambas empresas.

Todo esto para lograr unas sinergias de 2.000 millones de euros en costes y 1.000 millones en ingresos.

Pablo Ferrer

[email protected]