• El margen de intereses cayó un 22% y el margen de explotación otro tanto.
  • Se reduce el saneamiento aunque el Grupo que preside Mario Fernández aún es poco rentable.
  • Resumiendo: el beneficio crece pero el negocio no funciona.
  • Y el recurso al ROF empieza a decaer.

Los resultados del grupo Kutxabank, que preside Mario Fernández (en la imagen) durante 2013, han sido flojos. El banco que aglutinó a las tres cajas de ahorros vascas vio caer su margen de intereses un 22% mientras el margen de explotación cayó otro tanto. Eso sí, sigue siendo una entidad capitalizada y poco apalancada. En definitiva, la aún conocida como Kutxa es un grupo saneado pero poco rentable con el mismo reto que otras entidades españolas: cambiar de modelo de negocio.

Las comisiones tampoco tiran y el recurso a la bicicleta financiera -el ROF- por la vía de intermediar con el Banco Central Europeo y la operativa en deuda pública pierde tirón y, en cualquier caso, no justifica el trabajo de una plantilla numerosa... ni en Kutxabank ni en ninguna otra entidad.

La idea del Gobierno vasco, el Gobierno autónomo que más influye en unas cajas de ahorros ya bancarizadas, no admite que Kutxabank aborde ningún tipo de fusión con otra entidad. Y tampoco una fusión tendría que representar solución alguna.

Eulogio López

[email protected]