• Los resultados netos de saneamientos son negativos en todos los países, salvo en Polonia.
  • Y ojo: las reclasificaciones de crédito crecen hasta los 40.000 millones de euros.
  • Más problemas: el fondo de dotación cree un 20% y la morosidad continúa al alza.
  • Hispanoamérica representa el 51% de los beneficios del Grupo mientras España sigue retrocediendo.
  • Eso sí, el Santander goza de una espléndida liquidez.

 

Emilio Botín (en la imagen) anuncia que el Banco Santander cierra el primer semestre de 2013 con un beneficio de 2.255 millones de euros (M€), esto es, con un aumento del 29% respecto al mismo periodo de 2012, prácticamente el mismo excedente conseguido en el conjunto del ejercicio 2012, que ascendió a 2.295M€.

Después de más de dos años de saneamientos todo parecería indicar que el Santander se preparaba para una nueva etapa de crecimiento del beneficio.

Extraordinaria liquidez la de la entidad, con un 85% en el ratio créditos/depósitos en España. Para el conjunto del Grupo, los depósitos superan la cifra de créditos.

Iberoamérica continúa aportando la mayor parte del beneficio del Grupo: el 51%. España, por contra, un desastre: el beneficio atribuido -27% respecto al segundo semestre de 2012.

Santander presentó el jueves 30 sus números del primer semestre de 2013, y lo hizo con unas cifras que, a primera vista, parecen bastante espectaculares, unos buenos resultados que, ya en este primer semestre, casi igualan los obtenidos en la totalidad del ejercicio 2012, una liquidez envidiable, una solidez de capital que sitúa el 'core capital' Basilea II en el 11,11%, etc. Pero, debajo de estos números, se vislumbran algunas inquietantes incertidumbres, a las que no puede escapar nuestra primera entidad financiera.

Primero: también el Santander acusa la normativa sobre las refinanciaciones que hace crecer las reclasificaciones a créditos irregulares en un 16,6% hasta llegar a los 40.055M€, y es que parece que nadie se ha librado de haber hecho una laxa interpretación de la normativa a la hora de seguir facilitando refinanciaciones que maquillaban la situación real de los créditos en dificultades. Por ende, también han crecido los fondos de dotaciones en un 20,4% llegando a los 26.579M€, lo que sitúa el ratio de cobertura en un 66,4%.

Hay un aspecto que, si lo analizamos caso por caso, resulta más que  preocupante: los resultados consolidados netos de saneamientos, es decir, sin tener en cuenta los 1.304M€ que el segundo semestre del 2012 contabilizó Santander como perdida por deterioros, muestran  resultados negativos en todos los países excepto Polonia y las actividades corporativas. Este análisis es importante que también forme parte de los eufóricos titulares con los que se nos obsequia don Emilio Botín a la hora de rendir cuentas al mercado. Es evidente que es difícil escapar a las tendencias económicas que estamos viviendo y de que, por muy grande que seas, hay situaciones que penalizan tus resultados. ¿En menor medida Es posible, pero no te puedes sustraer a la bajada en los márgenes de intereses, provocada por la evolución del Euribor ni a la batalla sobre la rentabilidad de los depósitos. Tampoco a los aumentos de la tasas de morosidad, que en este semestre ha subido un 1%.

En resumen que hasta los grandes cuando descuentan los atípicos se quedan un poco desnudos.

Por cierto, un comentario casi de prensa del corazón, están empezando a correr las primeras "quinielas sucesorias", la edad del Sr. Botín empieza a generar movimiento especulativo sucesorio. Y eso no tiene por qué ser bueno.

 

Rodrigo de Silos

[email protected]