• Para crecer en 2014.
  • Eso sí, todavía tiene que vender las renovables.
  • El agujero de Alpine se ha tapado con cargo a pérdidas de 419 millones de euros.
  • Y la idea de Béjar sigue siendo la misma, es decir, centrarse en servicios: agua y basuras.
  • El lado positivo: aumentan los pedidos y disminuye la deuda.

El consejero delegado de FCC, Juan Béjar (en la imagen) lo tiene muy claro: quiere cerrar el plan de saneamiento en 2013 y comenzar 2014 con otro horizonte bien distinto: crecer.

 

Claro que entre los deberes pendientes hay uno especialmente difícil: la venta de su filial de energías renovables, FCC Energía. Será difícil, entre otras cosas, porque el futuro del sector aún no está del todo claro y, además, porque es una división que, en los primeros nueve meses del año ha registrado pérdidas por valor de 162,4 millones de euros.

 

Precisamente, han sido estas pérdidas, junto con las producidas por la desconsolidación de la filial austriaca Alpine -que en junio se declaró en concurso de acreedores-, con un impacto negativo de 419 millones de euros, las que han arrastrado los resultados del grupo que han registrado unas pérdidas de 674,9 millones de euros. En 2012, FCC logró 40,1 millones de euros de beneficios.

 

Según ha informado la compañía este viernes, el Ebitda ha sido un 35% menor que el de hace un año, hasta los 504,4 millones de euros. Sin duda, las áreas que han presentado un peor comportamiento han sido la construcción, con un descenso en las ventas del 9,3% y el cemento, con una caída del 18,1%. Y, siguiendo la tendencia de los últimos trimestres, los ingresos en España -que representan el 58% de las ventas totales- cayeron un 14% desde enero hasta septiembre.

 

Los resultados presentados este viernes consolidan la idea de Béjar, esto es, centrar la actividad de FCC en los servicios: en agua y en basuras. De hecho, el área de agua ha registrado un aumento en las ventas del 3,6% y ya representa el 14,2% de las ventas del grupo.

 

El lado positivo de estos nueves meses está marcado por el aumento del margen operativo en un 10,2% en todas las áreas y el recorte del 7,2% de la deuda que, al cierre de septiembre, alcanzaba los 6.577 millones de euros.

 

Pablo Ferrer

[email protected]