• Y eso que la rentabilidad sobre recursos propios (ROE) se ha despeñado.
  • El BBVA es el banco español con más rentabilidad sobre recursos propios y con más baja morosidad.
  • Lo peor: sus aventuras en el extranjero, especialmente en Estados Unidos. La excepción: Bancomer.
  • Sorprendente aumento de los gastos de explotación.

El margen de intereses, como en todas las entidades, ha caído un 1,2% pero en las actividades en España lo ha hecho aún más (9,8%). Ya saben: la crisis de liquidez que nos aflige. Así, en consecuencia, los depósitos de la clientela se han reducido en un 9,8% mientras que el crédito lo ha hecho en un 1,8%, en ambos casos en España. La consecuencia es un encarecimiento de la financiación muy superior a la del crédito que estrecha los márgenes.

El estrechamiento del margen de intereses, y ahora no hablamos sólo de España, deteriora el ratio de eficiencia hasta el 48,4%, desde un 42,9%. Está claro que todos los bancos, a pesar de la contención de los costes están sufriendo la reducción de los márgenes. Sin embargo, este no es el caso del BBVA: a la reducción del margen hay que sumarle una muy fuerte subida de los gastos de explotación: 11%.

La mora aparece anormalmente baja, incluso en España, pues es del 4,8% y más anormalmente bajo es el ratio de cobertura (44%). Será buena gestión. Ninguno de estos dos datos ha variado en el año.

Lo que es más preocupante en el caso del BBVA es el fortísimo deterioro de la rentabilidad de los recursos propios que ha caído hasta el 8%, lo que supone una caída del 49,3%, fruto de la caída a su vez de la rentabilidad de los activos (cae un 31,5%) y de la reducción del apalancamiento que suponen las nuevas exigencias de capital. El 'Book Value' (relación entre valor contable y valor de mercado), uno de los mejores de la banca española, es de 0,8 pero, como en todos los casos anteriores, sigue indicando que merece más liquidar el banco que continuar con él.

FG asegura que el BBVA es muy distinto al Santander. Ciertamente, el Santander depende menos de España. Pero, además, la expansión exterior de Emilio Botín en el exterior ha resultado mucho más brillante que la de FG, con una sola excepción: el mexicano Bancomer.

Y es que la inversión en Estados Unidos se ha revelado un desastre, al igual que su presencia en Iberoamérica y en Turquía con una operación -Garanti- cogida por los pelos y que cada día asusta más. Diez años después de apear de la Presidencia a Emilio Ybarra por medios ligeramente arteros, el BBVA vuelve a contar con los parabienes del mercado. Pero mucho tendrá que remontar, porque cuando González se queda como presidente único el BBVA valía más que el Santander y llegó a valer la mitad que la entidad cántabra. Ahora remonta, pero muy poco a poco: la capitalización del BBVA es de 34.000 millones de euros frente a los 57.000 del Santander.

Miriam Prat

[email protected]