La compañía española abandonó Libia al comienzo de las revueltas en el país

 

La próxima caída del dictador y el regreso a la 'normalidad', favorecerá su regreso a la nación.

Repsol es la empresa española con más negocio en Libia y los acontecimientos de los últimos días con la llegada de las tropas rebeldes a la capital del país y el arresto de varios de los hijos de Gadafi, le ha empujado a regresar al país norteafricano.

Antes del inicio de la guerra civil que hay en el país, Repsol extraía de los pozos petrolíferos libios 35.000 barriles diarios de crudo, lo que suponía el 3,8% de su producción mundial. Ahora, ante la inminente caída de Gadafi, la empresa está pensando en llevar de nuevo a sus trabajadores, a los que repatrió al inicio de las revueltas, para así poner en marcha de nuevo sus plantaciones. Según la compañía, las instalaciones están en buen estado, por lo que las operaciones podrían comenzar pronto.

Pero también Sacyr piensa ya en volver al país. La compañía constructora tiene firmadas inversiones por valor de 600 millones de euros, por lo que la empresa que preside Luis del Rivero espera con impaciencia el fin de los enfrentamientos para poder reanudar las obras. Además, quién sabe si no pueden surgir nuevos contratos ahora que hay que volver a levantar el país, destruido por los enfrentamientos.

Mariano Tomás

[email protected]