La española aporta su experiencia a un país con gas y necesidad de infraestructura

 

Pese a su escasa afición a relacionarse con los empresarios, el presidente de Perú, Ollanta Humala, recibió al presidente de Repsol, Antonio Brufau. Los intereses de ambos hacían que valiera la pena el diálogo y la conversación duró cuatro horas.

Perú cuenta con una economía saneada y capacidad para hacer frente a nuevos gastos. Al mismo tiempo, cuenta con reservas de gas, pero carece de infraestructuras para tratarlo y conducirlo a los hogares.

Por el contrario, la Repsol puede aportar su experiencia. Así, el acuerdo firmado entre la compañía española y el Gobierno peruano prevé inversiones de entre 2.500 y 3.000 millones de dólares en los próximos cinco años para la exploración, producción y mejora de la refinería de la Pampilla, entre otros proyectos.

Mariano Tomás

[email protected]