• Brufau y Fainé quieren la mayoría de Vaca Muerta para empezar a hablar con Argentina
  • Y repatriación de beneficios, asegurada.
  • El problema es que Brufau no se fía de Cristina Fernández Kirchner y tiene dudas sobre Pemex.
  • Y se está exagerando, interesadamente, la pugna Fainé-Brufau. Como ambos se dicen: nuestras diferencias son buenas para la negociación.

Dicen en Cataluña que el presidente de Caixabank, Isidro Fainé, y el de Repsol, Antonio Brufau, no se entienden. Puede ser, pero también saben hasta qué punto deben llegar sus diferencias. Hablando del interminable asunto YPF, en conversación reciente, surgió el siguiente comentario:

-Nuestras diferencias son buenas para la negociación -auguró Fainé. Y Brufau le dio toda la razón.

Hablamos de negociación con el Gobierno argentino, de la comprensible Cristina Fernández de Kirchner que, para muchos, comienza a ser, no un problema político, sino un problema personal.

Tras la expropiación-robo de YPF, y la correspondiente querella de Repsol ante el CIADI, el asunto parecía parado. Lo malo es que Argentina necesita un inversor y un socio industrial para Vaca Muerta, y ahora resulta que ha expulsado al más adecuado, al descubridor de Vaca Muerta.

Por otra parte, ha entrado en danza Pemex. La nueva Pemex del nuevo presidente, Enrique Peña Nieto, quiere al pacto con YPF.

Ahora bien, Brufau, que mantiene unas esplendidas relaciones con la nueva cúpula directiva de Pemex, no se acaba de fiar de los mexicanos. Tienen un 10% de Repsol, son muy grandes, muy poco rentables y necesitan crecer. Quieren crecer en Argentina, pero no conocen a doña Cristina.

Conclusión: De entrada, y sólo de entrada, según fuentes de la petrolera. Brufau, aceptaría un acuerdo de paz con la Casa Rosada siempre que disponga de la mayoría de Vaca Muerta y que se asegura la repatriación de beneficios. Eso, ¿cómo se asegura

Para todo ello, representantes de Repsol, de Pemex y de YPF se han dado cita en una ciudad europea para la próxima semana. Una ciudad discreta, para ver si el acuerdo puede echar a andar. Aunque Brufau no es un entusiasta.

Pero, por de pronto, el intento de acuerdo, con Pemex de mediador ya ha tenido una consecuencia positiva: no se ha vuelto a hablar de broncas entre Caixabanc y Repsol por Gas Natural.

Miriam Prat

[email protected]