• Cumple así sus dos grandes objetivos: aumentar su producción anual de 300.000 a 700.000 barriles y crecer con la compra de empresas en el área OCDE.
  • Repsol pagará, deuda incluida, 10.400 millones de euros, que implica una prima del 24%.
  • La operación duplica el tamaño de la petrolera, que se protege así contra una OPA.
  • Como es habitual, la bolsa reacciona al anuncio con caídas: Repsol pierde más de un 3% y Sacyr (que posee un 9%), un 4,3%.
Antonio Brufau, presidente de Repsol (en la imagen), se ha salido con la suya y va a comprar finalmente la canadiense Talisman Energy, como ha señalado la compañía en un comunicado. Desde hace días se ha especulado con ganas sobre la operación y hasta se le habían puesto cifras a uno y otro lado del Atlántico. La petrolera española se hace con el 100% por 8.300 millones de dólares (6.640 millones de euros), que sumados a la deuda de 4.700 de dólares (3.760 millones de euros), elevan el precio de la operación a unos 13.000 millones de dólares (10.400 millones de euros). El pago a los accionistas será de 8 dólares (6,4 euros) por cada título, lo que supone una prima del 24% sobre la cotización media de los tres últimos. Talisman cerró el viernes a 4,29 dólares en Wall Street. En verano, la canadiense cotizaba a 11,5 dólares. En ese periodo hubo negociaciones entre las dos compañías que finalmente no fraguaron. Las circunstancias actuales han cambiado mucho desde entonces, especialmente por el desplome del precio del barril de petróleo y la determinación de la petrolera española de invertir para crecer de manera inorgánica. Repsol financiará la operación con caja propia y se blinda para una OPA. Que Repsol necesitaba comprar empresas, más que activos, era un secreto a voces. Desde Hispanidad lo hemos resaltado en numerosas ocasiones. La española es la petrolera menos endeudada del sector, especialmente tras la salida de Argentina y los ingresos que le aportó la indemnización por YPF. De ahí que en sus planes estuviera aumentar su producción anual en 300.000 barriles (de 400.000 a 700.000) y que tuviera previstas inversiones de entre 10.000 y 15.000 millones de dólares durante el próximo año en el área OCDE. Talisman, en ese sentido, resuelve de un plumazo las necesidades de Repsol. La canadiense tiene un modelo de negocio fuertemente orientado hacia las actividades de 'upstream' (exploración y producción), que le vienen de cine a Repsol, y desarrolla sus proyectos en Norteamérica (Canada y EEUU)Colombia, Noruega y la región de Asia Pacífico (Indonesia, Malasia y Vietnam). Mata, por tanto, varios pájaros de un tiro. Talisman le aportará los 300.000 nuevos barriles de producción (hasta 680.000), le permitirá aumentar el volumen de reservas un 55%, hasta 2.353 millones de barriles, y da a Repsol la presencia que quería en los países de la OCDE. La operación internacional de Repsol, la mayor de una empresa española en cinco años, sitúa al grupo entre las 15 compañías petroleras privadas más importantes, con presencia en más de 50 países y con más de 27.000 empleados, como ha informado la propia compañía. Quedan únicamente los flecos. La oferta deberá ser aprobada por los accionistas de Talisman en una junta general extraordinaria antes del 19 de febrero de 2015. Tras ese visto bueno, el peso de Norteamérica aumentará sustancialmente en Repsol. Tendrá en esa región casi el 50% del capital empleado en su área de exploración de hidrocarburos. En Hispanoamérica, sin embargo, el peso será del 22%. La bolsa, que siempre reacciona del mismo modo con la compras (sube el comprado, baja el comprador), penaliza las acciones de Repsol, tras el anuncio, con una caída del 3,3%. El 'castigo' es mayor a Sacyr, cuya participación en la petrolera es del 9%. Sacyr pierde un 4,3%. Rafael Esparza [email protected]