• El proceso de venta sigue suspendido. Entre otras cosas, para no pagar dividendo extraordinario, como pretenden algunos de sus socios.
  • Lo cierto es que la orden de Brufau a Miguel Martínez fue la de paralizar el proceso de venta del 29% encargado a Deutsche y Lazard.
  • Desde luego, durante la visita de Sinopec a Madrid no se negoció la venta de GNF. Mal se podía estar ultimando.
  • Buena prueba de ello es que en la sesión con los chinos estuvo presente Gonzalo Gortázar (Criteria), en representación de Caixa.
  • En cualquier caso, la venta de la participación en Gas Natural Fenosa se hará de acuerdo con Caixabank, según las mejoradas relaciones entre Brufau y Fainé.
  • Entre otras cosas, porque la orden de Moncloa es terminante: no quiere que Gas se convierta en otra Endesa.

Decíamos ayer… que el presidente de Repsol, Antonio Brufau  había suspendido la venta de Gas Natural Fenosa (GNF). Y así es: dadas las 'mejoradas' relaciones entre el presidente de Caixa, Isidro Fainé, propietario del 36% de Gas Natural Fenosa (GNF) con Antonio Brufau, que como presidente de Repsol representa el 30% de GNF, Brufau ordenó a Miguel Martínez, director general económico y financiero, que ordenara a Deutsche Bank y a Lazard suspender la operación.

En primer lugar porque Brufau ahora mismo no necesita liquidez. Es más, en el sector petrolero no es buen momento para andar sobrado de caja y bajo de deuda. Por eso, Brufau tiene claro que hasta que no se tenga una oportunidad de inversión, sobre todo en exploración, preferentemente en Estados Unidos, no se necesita vender nada.

En segundo lugar, porque sus socios, sobre todo Sacyr y Pemex, exigirían un dividendo extraordinario que Brufau no quiere dar. Si se recupera YPF sí, si se vende GNF no.

Por otra parte, se trata de no molestar a La Caixa, primer accionista de GNF. Otra cosa es que el proyecto de la entidad financiera, que quisiera vender un 6% -mantener el 30%- y que Repsol hiciera lo mismo con el mismo porcentaje no agrada a Brufau. Lógico, no es lo mismo vender un 6% que vender un 29% ó un 25%.

¿Qué ha ocurrido Pues que había prevista un visita (jueves 31) de los chinos de Sinopec a Repsol. Es más, Martínez ya sabía que Temasek, el fondo soberano de Singapur, había rechazado cualquier oferta de compra de Gas Natural Fenosa. Quedan los chinos, con los que no se ha negociado, aunque sí se les ha mostrado la actualidad de GNF.

Eso fue lo que ocurrió la pasada semana. Pero ni se negoció la compra de un paquete de GNF ni mucho menos se 'ultimó'. De hecho, todavía no se había entrado en negociación alguna y, de hecho, se ha suspendido el proceso. Buena prueba de ello es que, durante las pretendidas negociaciones entre españoles y chinos, estuvo presente, en representación La Caixa el hombre del grupo industrial, Gonzalo Gortázar.

Además, también se habló de otros muchos proyectos conjuntos de Sinopec y Repsol, por ejemplo, de Brasil, donde ya están. Y de Ecuador, donde se les espera.

Concluyendo: insisto, la venta de Gas Natural Fenosa, según fuentes de la propia petrolera, está suspendida. Se reactivará cuando Repsol necesite ese dinero para invertir en exploración.

Por cierto, otro factor importante sobre la venta de GNF es que el Gobierno Rajoy ha sido muy claro a la hora de expresar su opinión sobre la venta de GNF. No se opone a una venta parcial pero no está dispuesto a que, en palabras pronunciadas en la Oficina Económica de Presidencia del Gobierno -que lidera, Álvaro Nadal, "Gas se convierta en otra Endesa".

Por eso, independientemente de que a medio plazo se llegue a un acuerdo con los chinos o con fondos, lo que no aceptaría Moncloa es que entrara en GNF, con un porcentaje importante, un socio industrial. Por ejemplo, los barajados franceses Suez-Gas de France (pública) y los italianos de ENI (también pública). Insisten: con lo de ENEL -pública italiana- en Endesa, que acabó en manos del Gobierno de Roma por mor de la disputa entre dos españoles, ya han tenido bastante.

Eulogio López

[email protected]