Una práctica legal, pero muy discutible, sobre todo por la escasa liquidez bursátil de la firma

Mirar con detenimiento las diferentes secciones de la CNMV ofrece algunas sorpresas. Más de uno y más de dos se han quedado traspuestos cuando han descubierto que un consejero de la sociedad Renta 4, Juan Luis López García, ha comunicado la venta de casi 300.000 acciones (un 0,75% del capital de la sociedad) a un precio de 4,96 euros. Hasta aquí todo sería normal a no ser por el hecho de que dicho consejero fue nombrado hace escasamente dos meses y que esta venta de acciones indirectas corresponden a una sociedad llamada Cartera de Directivos 2011, S.A. de la que no hay notificación alguna en cuanto a la participación que posee este consejero en la misma.

No deja de ser más curioso aún el hecho de que este vocal venda sus títulos, cuando los accionistas de la sociedad se encuentran atrapados en un valor sin liquidez ninguna, que negocia escasamente 1.000 títulos diarios a pesar de ser un especialista de mercado, pero cuando se trata de un consejero este problema no existe.

La operación, según fuentes de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) es legal aunque éticamente resulta discutible, dado que los accionistas y clientes de esta sociedad se encuentran atrapados, sin salida, en un valor sin liquidez desde hace casi 5 años. No estaría de más que esa liquidez se le ofreciera a ellos en igualdad de condiciones que al aludido.

Sara Olivo

[email protected]