La película sobre la rivalidad entre Niki Lauda y James Hunt no es apta para menores de 12 años, por sus escenas de sexo

La situación es la siguiente: AVE Madrid-Barcelona, domingo 23 de febrero a las 9:30 horas, es decir, por la mañana. El tren lleno hasta la bandera. Es cierto que muchos viajeros van a la ciudad Condal para participar en el Mobile World Congress, pero también lo es que viajan muchas familias con niños pequeños.

Y cuál no es la sorpresa de esas familias cuando, tras unos minutos de marcha, se comienza a proyectar la película Rush, que narra la rivalidad entre dos pilotos de Fórmula 1: Niki Lauda y James Hunt.

El problema es que el filme no es apto para menores de 12 años -tiene numerosas escenas de sexo explícito- y a las 9:30 horas, la mayoría de los espectadores son niños. Los mayores aprovechan para trabajar.

Pablo Ferrer

[email protected]