Una ciudadana británica de origen indio salva las leyes de David Cameron para conseguir que su marido pueda residir en el país, aunque no habla inglés

 

En toda Europa, conocer el idioma del país de acogida se impone como exigencia básica para obtener la residencia.

Durante los últimos meses, el ejecutivo de David Cameron ha endurecido su posición con respecto a la inmigración. Así se manifestaba el premier británico hace escasos días a través de un discurso en el que enfatizó que la inmigración era una amenaza para el estilo de vida británico y en el que abogaba por reducir el número de inmigrantes de "centenares de miles a decenas de miles". En consecuencia, el Gobierno conservador llevó a cabo una ley por la que se requería a todos los inmigrantes que quisiesen trasladarse al Reino Unido el conocimiento de la lengua del país. Dicha medida gozó de bastante popularidad en un país en el que los conflictos inmigratorios están a la orden del día debido a la virulencia de algunos grupos inmigratorios, en especial de aquellos procedentes de antiguas colonias británicas como es el caso de Pakistán.

No obstante, las nuevas leyes de inmigración se han encontrado con un potente enemigo: los tribunales. Este caso ha sido recogido por el diario británico Daily Telegraph. En dicho caso, Rashida Chapti, una ciudadana británica procedente de la India ha logrado evitar las nuevas leyes inmigratorias del Gobierno tory y ha logrado el beneplácito de los tribunales británicos para que su marido pueda trasladarse al Reino Unido a pesar de que el ciudadano del gigante asiático desconoce la lengua inglesa -oficial del Reino Unido-. La esposa ha alegado que su marido era demasiado mayor para poder aprender el idioma y que ella tenía el derecho a que su marido pudiese residir con ella en el país. Dichas motivaciones han sido aceptadas por los tribunales, así que su marido podrá trasladarse al Reino Unido, a pesar de su falta de conocimiento del idioma del país.

Este caso puede suponer un precedente para futuros casos semejantes y también pone de manifiesto la vulnerabilidad de la política migratoria del Gobierno Cameron. Sin duda, este supuesto también va a generar debate en el ámbito europeo acerca de si los requisitos para poder trasladarse al continente europeo deben restringirse al conocimiento de la lengua o bien si han de ampliarse a otros factores como es el caso del conocimiento de la cultura e historia del país.

Gabriel López

[email protected]