El partido podría dejar de gobernar la región y el ayuntamiento de la capital

El PP ha recibido este viernes, festividad de la Comunidad de Madrid, un regalo por parte del periódico El País que seguramente no le habrá hecho demasiada gracia. Se trata de un sondeo de Metroscopia, que recoge la intención de voto y la estimación del número de escaños, de cara a las próximas elecciones autonómicas y municipales. Según este, el PP perdería la mayoría absoluta en la región y en el ayuntamiento de la capital, por lo que tendría bastante difícil dirigirlas de nuevo. Esto supondría que el partido de Mariano Rajoy podría quedarse sin uno de sus importantes bastiones.

En el caso del gobierno autonómico, el PP perdería 19 escaños (de los 72 actuales a 53) y la mayoría absoluta (establecida en 65) en la Asamblea de Madrid, que cuenta con 129 diputados. Así necesitaría a UPyD, que obtendría 10 diputados más (pasaría de ocho a 18), para poder gobernar de nuevo la región, como lleva haciendo desde 1995. Pero la formación magenta sería la gran codiciada, pues PSOE e IU también la necesitarían para conseguir la mayoría absoluta, pues los socialistas perderían cinco diputados (de 36 a 31) y los de Gregorio Gordo, sumarían 14 (de 13 a 27), pero juntos sólo tendrían 58 diputados.

Pero en el consistorio madrileño las cosas pintan aún peor para el PP. No sólo perdería escaños (10) -pasaría de 31 a 21- y la mayoría absoluta -situada en 29-, sino que ni con la ayuda de UPyD, que ganaría dos escaños (de 5 a 7), conseguiría seguir gobernando. De esta manera, la izquierda recuperaría el ayuntamiento 26 años después, ya que si PSOE e IU-Los Verdes sumaran sus escaños (15 y 14) lograrían la mayoría absoluta.

Los socialistas obtendrían el mismo número de concejales que en 2011, pero los liderados por Ángel Pérez ganarían ocho (de 6 a 14).

Según este sondeo, el actual presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, y la alcaldesa de la capital, Ana Botella, tienen las cosas bastante complicadas para ser reelegidos, al contrario que sus antecesores populares, que disfrutaron de varias legislaturas en el cargo (Alberto Ruiz-Gallardón y Esperanza Aguirre, José María Álvarez del Manzano y Ruiz-Gallardón, respectivamente). Por eso, tanto ellos como el PP, tendrán que ponerse las pilas en el año que les queda para citarse con las urnas si no quieren perder Madrid.

Cristina Martín

[email protected]