• La multinacional del aluminio quiere una energía barata, imposible con las subvenciones a las renovables.
  • Y las renovables quieren más primas, imposible con la reducción del déficit de tarifa.
  • Alcoa amenaza con cerrar sus plantas de Asturias y Galicia, que supondría despedir a más de 2.000 empleados.
  • Y mientras, el ministro Soria (en la imagen) mete la pata: reconoce discrepancias en el Gobierno, y que la reforma no se aprobará hasta que no se pongan de acuerdo.

El sector energético está que arde, sobre todo en estas últimas semanas, preludio -esperemos- de la tan necesaria reforma. Y es que nadie está dispuesto a llenar el agujero del déficit de tarifa, que supera ya los 24.000 millones de euros.

Ahora, en vísperas de la aprobación de la reforma energética, a las múltiples presiones ejercidas sobre el Ejecutivo, se ha sumado las de la multinacional Alcoa, líder mundial en producción de aluminio. El problema de Alcoa es que el aluminio requiere unos saltos de energía muy grandes para su fabricación.

Si la futura reforma castiga en exceso a las eléctricas repercutirá en la factura de la luz de Alcoa que, ante esta posibilidad, amenaza con cerrar sus plantas de Galicia y Asturias y dejar sin trabajo a más de 2.000 empleados.

Y mientras unos y otros amenazan al Gobierno para lograr una reforma favorable, el ministro de Industria, José Manual Soria, en una entrevista concedida a Europa Press, admitió que existen discrepancias en el seno del Ejecutivo, y que la reforma no se aprobará hasta que no "haya consenso en el seno del Gobierno". Una clara metedura de pata que, además, merece una aclaración: como ya hemos publicado en Hispanidad, esas discrepancias se dan, sobre todo, entre Álvaro Nadal, jefe de la Oficina Económica de Moncloa, y el secretario de Estado de Industria, Fernando Martí.

Nadal quiere mantener las primas a las renovables, mientras Martí -así como el ministro Soria- son partidarios de reducir las subvenciones, al menos a la termosolar, verdadero peligro para el futuro del déficit de tarifa.

Miriam Prat

[email protected]