• Y Soria le advierte: si no se recortan las primas a las renovables, la prima de riesgo se disparará… y el déficit también.
  • Si las renovables están endeudadas por 27.000 millones de euros con la banca extranjera (sobre todo), las de UNESA deben 60.000 millones de euros a la banca española (sobre todo).
  • Conclusión: las agencias de riesgo podrían realizar una escabechina… contra eléctricas y contra bancos.
  • El plan del secretario de Estado, Alberto Nadal, implica otros 2.200 millones con cargo al Presupuesto.

El titular de Hacienda, Cristóbal Montoro (en la imagen), anda en nueva pugna con su colega de Industria, José Manuel Soria, por la nueva reforma eléctrica. Una vez más, el campo de batalla sobre las subvenciones a la energía verde.

Montoro se niega a que se reduzcan en 2.000 millones de euros, tal como pretende el secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, quien repite la cantinela de Fernando Martí, su antecesor, cifras que Montoro se encargó de rebajar durante la tramitación parlamentaria de la reforma.

En números, lo que Nadal y Soria pretenden es ahorrar cerca de 5.000 millones de euros de déficit eléctrico. 500 en Distribución y Transporte (REE). 2.200 millones irían con cargo al Presupuesto y otros 2.000 millones se restarían de las primas a las renovables. Por último, 600 millones se obtendrían de una subida de la luz superior al 3%. Esta última es la variable con la que se juega.

En Industria advierten que es una reforma de mínimos, dado que el déficit de tarifa acumulado ya está en los 30.000 millones de euros y podrían extenderse hasta los 40.000. Y ojo, porque Bruselas también amenaza: el déficit de tarifa debe computar en términos brutos como déficit público.

Los de la energía solar piden que se hagan las cuentas de otro modo -el suyo- y, palo y zanahoria, llevan al Gobierno a los tribunales. Son los principales responsables del déficit de tarifa, pero, si les subvencionan menos, alegan inseguridad jurídica, término muy moda, que Montoro también utiliza contra Soria. Respuesta de Alberto Nadal: en un sector regulado las condiciones cambian, para todos. Aseguran los verdes que están endeudados por 27.000 millones de dólares, preferentemente con la banca extranjera, pero las cinco eléctricas que operan en España mantienen una deuda de 60.000 millones de euros… preferentemente con la banca española.

Y las puñeteras agencias de rating al loro: esperan la reforma para ver a quién suspenden antes: si las eléctricas prestatarias o a los bancos prestamistas.

Pero en Industria están especialmente cabreados con Montoro por otra razón: ya les ganó la partida una vez y ya ha conseguido que se mantengan las subvenciones a las renovables -la clave de todo el proceso- mucho más de lo que aconseja la razón. Pues bien, a Montoro no le basta. Y así seguimos, generando déficit, en este caso eléctrico, y con un peligro añadido: si no se reducen las subvenciones a las renovables sólo queda una cosa por hacer: subir la tarifa de la luz… mucho más el 3%.

Miriam Prat

[email protected]