• Esto demuestra que el sector privado ha soportado la mayor parte del ajuste laboral, ya que en estos años no se han dejado de destruir empleos.
  • El 97,5% (2.996.400) de los empleos perdidos correspondía al sector privado.
  • Seis autonomías han aumentado su cifra de empleados públicos desde el 2007, sin embargo todas han destruido empleos privados.
  • La OCDE recomendó que la reordenación del sector público no sea cosa de un solo año y se piense en el largo plazo.
  • Sin embargo, Montoro ha anunciado que este año se convocarán más plazas en el sector público que el año pasado.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría (en la imagen junto a Cristóbal Montoro), y el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, son los que llevan la batuta de la reforma de la Administración, sin embargo el concierto se les está atragantando un poco y la melodía no suena tan bien como nos anunciaron, pues el ajuste del empleo público no es tan notable.

Desde el inicio de la crisis en el año 2007 España ha perdido 3.132.500 millones de empleos asalariados, señala el Informe Regionalde ASEMPLEO del mercado laboral correspondiente al cuarto trimestre de 2013. Esto no pilla de sorpresa, pues todo el mundo sabe la delicada situación del mercado laboral de nuestro país con una elevada tasa de pero. Pero sí es llamativo que de esa elevada cantidad el 97,5% (2.996.400) corresponda al sector privado y sólo 136.100, al sector público.

Así, se pone de manifiesto que desde el comienzo de la crisis, el sector privado es el que ha soportado la mayor parte del ajuste laboral, ya que en estos años no se han dejado de destruir empleos. El ajuste del empleo público se explica, en gran parte, por la caída de los temporales un 27,8%, mientras que los indefinidos se han incrementado un 3,6%.

Seis autonomías han aumentado su cifra de empleados públicos desde el 2007: Baleares, Murcia, Cataluña, Navarra, Cantabria y Andalucía. Sin embargo todas ellas han destruido empleos privados. Madrid, Extremadura y Castilla La Mancha son las regiones que más han ajustado sus cifras de asalariados públicos, mientras que en Andalucía y Murcia el ajuste del empleo privado se ha dado a un mayor ritmo.

Centremos un poco el caso de Andalucía. Es una de las regiones en las que ha crecido el número de empleados públicos y que más ha ajustado el empleo privado, pero esto puede haber provocado, en parte, que encabece la lista de autonomías con mayor peso de hogares con todos sus activos en paro.

Esta alta destrucción de empleos desde el inicio de la crisis y la notable diferencia entre el sector público y el privado cuestiona, sobre todo en el último año, si la reforma de la Administración sirve de algo o no. Hasta ahora la vicepresidenta se llena la boca al hablar de este tema, pero solo presume de haber ahorrado colas y tiempos de espera a los ciudadanos en trámites como la solicitud de la tarjeta sanitaria europea.

Como informó Hispanidad, el pasado miércoles el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), Ángel Gurría, les entregó el informe que han elaborado sobre la reforma de las administraciones públicas y les dio un pequeño tirón de orejas, pues recomendó que la reordenación del sector público no sea cosa de un solo año y se piense en el largo plazo.

Sin embargo, Montoro aprovechó el acto para anunciar que este año se convocarán más plazas que en el 2013, las cuales se repartirán entre la Agencia Tributaria (238), la Administración Local (210) y la promoción interna de empleados públicos (950). ¿Se necesitan más empleados públicos En el caso de la Agencia Tributaria se justifica esta ampliación para ejercer una fuerte lucha contra el fraude, algo que es importante, pero ¿es tan necesario incorporar a más gente o ¿se debe apostar porque los trabajadores que ya están en la Administración sean más eficientes Lo cierto es que hasta ahora la reforma de las administraciones públicas y, por lo tanto, su saneamiento, se ha notado más bien poco.

Cristina Martín

[email protected]