El ministro de Hacienda sigue en sus trece de no subir el IVA, a pesar de tener que reducir los 5.300 millones de euros que exige Bruselas  

 

Descartada la rebaja a los sueldos de los funcionarios, la bajada del IVA y el aumento de cualquier tipo de tasa o impuesto, Cristóbal Montoro podría no tener más remedio que realizar cambios tributarios para cumplir con la desviación de 0,5% que le exige Bruselas sobre nuestras pretensiones iniciales del 5,8%.

El Gobierno suprimiría las deducciones a las grandes empresas para lograr recortar los cinco mil millones que necesita ahorrar para llegar a cumplir con las pretensiones de Doña Angela Merkel y el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, el mismo que agarraba del cuello a De Guindos en un gesto que supone una falta de respeto que muchos españoles han visto como una falta de respeto hacia nuestro país por muy efusivo y simpático que sea.

El ajuste adicional recaerá exclusivamente en la Administración Central. La única solución para un Ministerio de Hacienda que se niega a subir el IVA e imponer tasas a los ciudadanos es aligerar o reducir por completo las deducciones fiscales en el importe sobre sociedades u otros impuestos. También se podrían incrementar los ingresos modificando el sistema de percepción de los mismos.

Andrés Velázquez

[email protected]